¿Cuál es el tratamiento más eficaz?

En ciertos casos es necesario explicarles que si no pueden controlar su ansiedad e impaciencia en el consultorio (algo así como el "cúreme rápido, doctor") tampoco podrán hacerlo en el lecho. En otros casos, especialmente en ciertas personalidades fóbicas con intensa sensación de angustia o temor, es necesario recetarles medicación antifóbica o ansiolítica, generalmente mientras dure el tratamiento. Hay médicos que utilizan indiscriminadamente diversos antidepresivos y sedantes, sin saber que, con ciertas dosis y en ciertos pacientes, pueden inhibir el deseo, agravar o generar cuadros de impotencia, problemas prostáticos y urinarios, glaucoma, insomnio y sedación intensa, mareos o ansiedad. No digo que no se puedan usar y, de hecho, se prescriben en ciertos y precisos casos, pero es recomendable que los indique alguien que conozca lo suficiente de psicofármacos y qué dosis se dan de estos para la eyaculación precoz y así no acarrear más problemas al paciente: la prescripción de algunos antidepresivos para esta disfunción está en controversia y no del todo avalada en algunos círculos académicos, a pesar de que se usan con profusión. Mi opinión es que son efectivos como coadyuvantes en las Terapias Sexuales ya que su uso aislado crea fracasos terapéuticos o dependencia a la droga. Ahora se acaba de autorizar en la Comunidad Europea un fármaco específico para tratar la eyaculación precoz: la dapoxetina , es la primera vez que disponemos de un medicamento exclusivamente para tal fin.

Se le puede aconsejar que lean libros de divulgación de temas de sexología: creemos que el 1er nivel terapéutico es el de una información tranquilizadora. Incluso hay libros de autoayuda. Algo que particularmente se debería desaconsejar al eyaculador precoz es la utilización del coitus interruptus, de por sí un pésimo método de control anticonconceptivo, ya que se basa en percibir las sensaciones previas al orgasmo y retirar el pene para eyacular fuera de la vagina. Como los individuos que lo padecen no tienen un control claro y voluntario de estas señales, la aplicación del coitus interruptus tiene resultados desastrosos: hay peligro de embarazo no deseado y además le aumenta la ansiedad por tener que estar pendiente de la situación en lugar de gozarla.

volver