Si le ocurriera y se pone tenso frente a una mujer, qué debería hacer?

No hay mejor manera de no lograr la erección que en empecinarse en querer tenerla. Por ello, cuando alguien se obstina en el momento donde siente que está tenso y supone que no va a funcionar, es mejor:

  • No insistir: cuando hay una vivencia de miedo, tensión o ansiedad (con sensación de nerviosismo, manos sudorosas, frialdad) se produce un tono adrenágico ya que el organismo segrega adrenalina. Justamente esta substancia es la que produce la pérdida de la erección por la contracción vascular que genera; entonces mientras persista ese estado: no insistir.

  • Es preferible realizar alguna técnica de relajación, darse un baño, hacerse masajes, leer un poema o ver una película erótica.

  • En esos momentos siempre es mejor interrumpir: no hay que aliarse con el síntoma.

  • Puede ser un eficaz recurso distraerse con una fantasía o recorrer con la mirada el cuerpo de la compañera antes que observar "al enano que se niega a funcionar" (palabras escuchadas en mi consultorio).

  • Recordar aquel axioma, repetido por algunos pacientes, que dice: "más la busco, menos la logro y cuando menos la espero, aparece". Lo que nos recuerda aquella frase de Picasso cuando decía: "yo no busco, encuentro".

  • El miedo al fracaso engendra el fracaso, enfrentar los miedos de una manera racional y sensata nos indica el camino de la solución, contra el oscurantismo, los mitos machistas y las sobreexigencias desmesuradas de los varones.

volver