Qué hay del uso de hormonas?

2) Hormonas: específicamente la testosterona, que es efectiva en cuanto a aumentar la libido y la respuesta erectiva en aquellos cuyos niveles en sangre son bajos. A veces puede usarse como impulsora del deseo en el curso de un tratamiento sexológico. Hay riesgos de agravamiento de enfermedades de la próstata, de incremento de la presión arterial y disminución en la producción espermática. Muchos profesionales recurren a los andrógenos en forma apresurada y cuando se trata de varones mayores de 40, las consecuencias pueden ser poco gratas. Aquellos que se vean obligados a inyectarse hormonas deberían hacerse un examen urológico cada 6 meses. Hablando en manera llana: si un individuo tiene un cáncer incipiente y se le indica testosterona es como querer apagar el fuego arrojándole nafta. Por otro lado hemos visto muchas veces que al inyectarla puede aumentar el deseo pero sin mejorar la respuesta erectiva. Un paciente era gráfico al decir: esas inyecciones me excitaban pero yo me ponía peor cuando veía que no podía rendir. En algunos casos se puede dar gonadotrofinas coriínicas, por pulsos, cuando observamos una LH baja. El uso de la DHEA (dehidroepiandrosterona) merece un mayor estudio a largo plazo pero puede ser una alternativa posible para aumentar la respuesta erectiva y el deseo sexual (esto último en ambos sexos).

volver