Las drogas intracavernosas no son las más activas?

Las drogas vasoactivas intracavernosas: es la llamada prótesis química. Actualmente, luego de la fulgurante aparición del Viagra, no son las que más se indican y se aplican -esto primero lo hace un profesional pero luego el paciente se puede autoinyectar- en los cuerpos cavernosos del pene. Se utilizan agujas muy pequeñas, de insulina, por lo que resultan prácticamente indoloras. Las más usadas son: Papaverina, Fentolamina y el Alprostadil (es la prostaglandina E1 semisintética). Esta última es la que mejor índice de seguridad tiene y la que menor porcentaje de priapismo produce (alrededor del 1%). Tiene la ventaja de ser una sustancia que está presente fisiológicamente en los cuerpos cavernosos y su metabolismo es intrapeneano; por este motivo su efecto sistémico es ínfimo ya que pasa a la circulación general sólo el 5% con la consecuente carencia de efectos secundarios a distancia y sin daño hepático. Dado que su vida media es corta, en el período posterior a su aplicación el Alprostadil se metaboliza rápidamente casi en un 90% de lo inyectado, lo que disminuye la aparición de fibrosis cavernosa, hecho común a otras drogas vasoactivas. Su empleo debe estar precedido de estudios y exámenes previos. Pueden producir una erección de 1 a 2 horas, aunque hay casos donde hemos observado un efecto posterior de mejora en la erección. Todavía no está muy establecido si esta acción residual se debe a un hecho psicológico luego de que el paciente vio su pene erecto nuevamente, a veces después de mucho tiempo, o por una mejora de la irrigación sanguínea. Uno de los riesgos con las drogas intracavernosas es la aparición de fibrosis y de priapismo (erección prologada más de 4 horas, a veces con dolor) y en ese caso debe intervenir un especialista.

volver