¿Qué cosas puede hacer un varón para paliar la merma en la respuesta erectiva?

Un individuo en la mediana edad de la vida no debe pasar por alto los juegos preliminares y las variantes no coitales, entendiendo que en el acto sexual podría perder y recuperar la erección varias veces. Sólo su fijación al modelo adolescente le haría suponer que mantendría su potencia sexual invariable desde la excitación inicial hasta el orgasmo. No hay motivo para abandonar los juegos o las variantes imaginativas; por el contrario, es una buena oportunidad para enriquecer el bagaje erótico. No habría que ver el declinar de la potencia como algo apocalíptico, como el no va más. En esta etapa, la vida sexual no es peor sino distinta. Y si en cantidad puede verse menguada, crece en calidad, porque aumentan los permisos, la innovación, la creatividad, la búsqueda de variables, el darse tiempo y esto redunda en un mayor placer. Muchos varones reconocen con sinceridad que recién vivieron una sexualidad satisfactoria en su madurez y que las mujeres los ayudaron a encontrar nuevos senderos. Para aquellos que no toleran las vicisitudes de la vida ni los cambios en la respuesta erectiva, les quedan pocos caminos: si no aceptan las psicoterapias sexológicas breves puede ser usado el Viagra (sildenafil) que tiene un poderoso efecto tanto en impotencias psicológicas como orgánicas. Si no respondieran podrían optar por las prótesis, las bombas de vacío o las inyecciones de drogas vasoactivas que, de todos modos, tambén pueden ser un camino válido antes que la frustración constante de ellos mismos y de sus parejas. En realidad el Viagra termina siendo, máxime si se usa en el marco de las terapias sexuales breves, el remedio más eficaz.

volver