Devotee y Wannabe: Marginales del Ciberespacio* (Parte IV)

*Lic. María Elena Villa Abrille

Psicóloga-Sexóloga Clínica- Especialista en Sexualidad de las Personas con Discapacidades-Miembro de la Comisión Discapacidad de la Revista de SASH (Sociedad Argentina de Sexualidad Humana)

villaabrille@fibertel.com.ar
villaabrille@gmail.com

Para completar esta serie de artículos sobre los fenómenos devotee y wannabe  hemos preferido, más que teorizar, publicar testimonios volcados en diferentes foros y que nos muestran la complejidad del tema:

 “Es duro ser devotee”

"Hace un tiempo escribí en este foro manifestándome como devotee (me atraen las chicas amputadas). Mi intención nunca ha sido la de jugar con las personas, sino más bien contactar con gente para charlar e intentar intercambiar impresiones, ya que me considero una buena persona, y no me parecen justas las afirmaciones que determinadas personas discapacitadas dicen de nosotros (opiniones que respeto).

No me cabe duda que adquirir una minusvalía, al igual que padecer una enfermedad, ha de ser un palo importante, pero en la mayor parte de los casos afortunadamente dichos traumas se superan, ya sea con apoyo de los profesionales y/o con la fuerza de voluntad de las personas.

Sin embargo, el ser devotee o admirador, es algo que nace con nosotros y que nos acompaña toda la vida, y para lo que no existe ningún tratamiento curativo efectivo (suponiendo que hiciera falta).

Por eso me gustaría manifestar que pese a lo que mucha gente pudiera pensar, el devotee no es una persona más ‘viciosa’ que otra, como si se ha dicho, si no que es alguien que padece en silencio un problema que le acompañará durante toda su vida, fundamentalmente por el rechazo que experimenta por el propio colectivo con el que le gustaría compartir su vida.

Estoy convencido que mi vida sería mucho mejor si lograra una pareja como la que deseo, a la que le daría lo mejor de mí, y con la que me sentiría afortunado de vivir, pero por desgracia nadie me dio la oportunidad de intentarlo, porque soy un ‘enfermo’. Pero lo que más me apenas de todo, es que estoy convencido que si las chicas minusválidas no lo fueran, no tendrían ningún problema en mostrar sus encantos para utilizarlos como reclamo sexual, sin importarles si los chicos que están con ellas son enfermos porque sólo se sintieran atraídos por sus pechos, o por su trasero, por decir algo, claro.

En fin, no estamos predestinados a nada, ¿Seremos médicos, amas de casa, bomberos; tendremos hijos, o no; viviremos bien, o quizás justitos...etc.?, sólo sé que siempre seré un ‘enfermo’, y que el futbolista de turno es un triunfador porque siempre está con las mejores mujeres. Entonces. ¿Quién es el enfermo?: yo que tengo una atracción y la manifiesto abiertamente, o ¿el que cree que estoy enfermo?

Leí hace tiempo algo que me pareció interesante, y decía que no podíamos llamar a una persona drogadicto porque tomara droga, sino que debíamos decir que es una persona que tiene problemas con la droga. Sin querer, al decir drogadicto hemos etiquetado a esa persona sin valorar las circunstancias que le condujeron a ella, y sobre todo condenándole siempre al fenómeno de la drogadicción. Pues bien no nos tratéis como ‘drogadictos’, pensad que podemos tener cosas buenas, y que no todo el mundo es malo, simplemente eso. Gracias a todos por leer este texto, escrito con el máximo respeto y cariño para todos. Sed felices”.

Más testimonios

 “Soy un chico de 34 años con una discapacidad de Espina bífida que me afecta a las piernas. Me gustaría realizar cibersexo con alguna chica. Busco alguien sin tapujos y sin ningún tipo de vergüenza, sólo disfrutar conmigo realizando sexo de cualquier tipo que nos apetezca. No me importa la edad, sexo o si tiene alguna discapacidad...”

"...Me ofrezco para servir a mujeres discapacitadas sea cual sea su enfermedad, raza, o edad, la serviría en todos los aspectos, labores domésticas incluidas, sólo a cambio de que me domine absolutamente y se erija en mi propietaria, seré su esclavo incondicional, sin interés sexual ni económico. Seriedad. Tengo 34 años y más o menos atractivo supongo. Si hay alguna interesada para no perder tiempo con anuncios."

"...Suena un poco cursi mi mensaje pero bueno, te cuento que busco conocer una mujer (discapacitada o no), yo soy discapacitado motor. Denme la oportunidad de darme a conocer. Tengo 27 años....."  

“Quisiera conocer mujeres discapacitadas, no soy discapacitado y pues me encantaría tener una bella amistad con alguna de ellas, no importa el lugar donde esté...”                  

 “....Deseo conocer mujer parapléjica, seria y detallista a partir de los 20 años, para conocernos y entablar una relación bonita, tengo 26 años. De cualquier parte, preferentemente de.....”     

"Recién en una página de discapacidad oí mencionar este término y dicen que los devotee son aquellas personas con desarreglos psicológicos por estar atraídos por prótesis, ortesis, etc., es decir que no admiran al discapacitado sino que se excitan por la discapacidad en sí, ¿es eso cierto?..."

"Tengo 39 años, y no soy discapacitado y ¿que qué hago aquí? Muy fácil... todos somos muy capacitados para unas cosas y muy discapacitados para otras... o sea, que esa etiqueta le puede valer a cualquiera, y de lo de 'minusválido' ni qué decir.... en fin, que somos personas, eso es lo que importa. Tampoco voy a dejaros ignorar algo importante acerca de mí... soy bisexual, ¿es eso una discapacidad o una capacidad doble? Que cada cual que piense lo que quiera, lo cierto es que cada uno lo puede vivir de manera muy diferente, sobre todo si es algo que se lleva oculto. Y otra cosa que puede extrañar a muchos y que tampoco tengo intención de callarme....y es que siento una atracción muy especial por personas con discapacidad física, ¿no es esto también algo que puede disminuir la capacidad de poder amar? o por el contrario ¿amplía esta capacidad hasta límites fuera del sentido común? ¡Un fuerte abrazo a todos (y ánimos para los que los necesiten)!".     

"Collarines, aparatos ortopédicos y demás"

"Hola a todos. Voy a romper una lanza a favor del Devotee y del Wannabe. Todos hemos sufrido en nuestras carnes la sensación de no ser 'normales' o de apetencias que no todo el mundo es capaz de aceptar. Yo reivindico desde mi posición protectora a aquellos Devotos que necesitan ser necesitados. Unos quieren la atención y otros quieren atender. ¿Tan raro es? Incluso los que extrapolamos nuestra sexualidad a nuestra forma de ser, protectora o necesitada de atención, hemos de entender que esto es una filosofía de vida. Somos así y enfocamos nuestra forma de ser a nuestra sexualidad, cómo todo el mundo. No os sintáis mal los que sufrís o los que no pueden entender la realidad de vuestro yo más interno. Yo, desde mi fetiche, (me gusta cuidar de las mujeres escayoladas -enyesadas-, con collarín, en silla, con corsé...etc.) y sí, me excita. ¿Hay algo malo? Si en algo creo que todos coincidimos es en la ausencia de dolor hacia el otro, como mucho sólo queremos cuidar o ser cuidados. Amemos este maravilloso don que tenemos".

" Hola me gustaría conocer chica devotee para lo que surja....MSN, videocam, cibersex, amistad....lo que quieras..."

"Soy tetrapléjico y me gustaría conocer gente devotee, para intercambiar opiniones y conocernos. Me gustaría tener una relación real. Si estás interesada escríbeme..."

"Señor gay mayor devotee desea contactar chicos con discapacidad entre 25 y 45 años...."

"Para mí es una preferencia. Como me gustan hombres con ojos morenos o negros me gustan también hombres discapacitados. Entre mis primeros sentimientos y memorias está que yo pienso que hombres y mujeres discapacitados son guapos. No sé porque. En la proximidad no estuve con nadie con discapacidad - o a menos nadie con sillas de ruedas-, porque eso es que me gusta. Pero en estos sentimientos no hay nada sexual. Era demasiado pequeña para saber qué es sexualidad".

"Hola a todos. Soy una chica de 23 años que se siente atraída por chicos con discapacidad. No sabía que este tipo de atracción tuviese un nombre (devotee), por lo que ha sido una grata sorpresa encontrar toda la información que este foro me ha aportado y saber que hay más personas como yo.

Sólo me gustaría decir que me considero una chica completamente normal en cuanto a mis preferencias sexuales porque pienso que en el sexo no hay reglas y cada cuál lo entendemos de un modo distinto. Hace ya varios años que me di cuenta de esta atracción que sentía y desde entonces lo llevo con total normalidad porque entiendo que no se trata en absoluto de nada malo. Por otro lado, en mi caso no es algo que me limite a la hora de escoger a una pareja, es decir, también me atraen los chicos sin discapacidad. En cualquier caso, mi atracción hacia los chicos discapacitados es sólo una atracción física. Pero a la hora de enamorarme de alguien, para mí son mucho más importantes otras cualidades en la persona como es su forma de ser. Es decir, no me basta con que el chico esté discapacitado, después para que pueda gustarme deberá atraerme también su personalidad. Por todo ello no considero esta atracción diferente a otras que puedan considerarse más normales como sentirse atraída por chicos de pelo largo, ojos azules o cualquier cosa. Puede que sea algo menos común, sí, pero no por ello debo entender que se trate de ninguna parafilia ni perversión puesto que en absoluto controla ni limita mi vida. Soy estudiante universitaria y hago una vida completamente normal e igual a la de cualquier chica de mi edad. Hace un año tuve una relación con un chico parapléjico. En un principio me sentí atraída por su discapacidad, pero luego fueron su sentido del humor, su manera de ver el mundo, su sinceridad, su carisma y la tremenda cultura que tenía lo que hicieron que me enamorara de él. Desde el primer momento en que nos conocimos él supo de mi atracción hacia su condición física y le pareció maravilloso y beneficioso para nuestra relación que yo pudiese sentir aquello. Éste es sólo mi caso y mi experiencia. Supongo que la manera de sentir y la forma de experimentarlo de cada devotee será distinta. De todas formas con este mensaje sólo intento que las personas que han escrito sobre este tema tratándolo de manera irrespetuosa puedan entenderlo mejor y quizá respetarlo un poco más. Me llamó mucho la atención algo que leí por el foro referente a este tema sobre que cómo podíamos alegrarnos del mal ajeno. Me sorprendieron muchísimo estos comentarios. En ningún momento me alegro al ver que un chico tiene limitada su movilidad. Mi sentimiento no es de gozo ni regocijo por una desgracia, es un sentimiento de atracción hacia una determinada condición física, es muy diferente”.

"...Hola, tengo 40 años, y quisiera contactar con chicos 'discas', por los cuales siento una gran admiración. Quiero hacer nuevos amigos. Os espero. Un saludo a todos".   

volver