¿Es posible que los ancianos lo hagan?

La masturbación puede acompañar a una persona hasta sus últimos días. Insisto en la idea de que se trata de una práctica íntima, privada, que puede asociarse o no con la relación que se tenga con los otros. Es una manera de mantener activo el erotismo y muchos recurren a la autoestimulación en momentos donde no pueden, por circunstancias especiales, tener relaciones sexuales con sus compañeros; por insatisfacción; por soledad o como una variante más en el infinito marco de posibilidades que permite el encuentro amoroso. Pero la sociedad condena a los viejos, de una u otra manera, a marginarse en todo sentido, aún en lo sexual. Se le ponen motes de viejos verdes o viejas locas, negándoles un auténtico derecho: disfrutar de su sexualidad. El deseo no tiene límites de edad. En los geriátricos es elocuente: ahí no se permite que los ancianos tengan un libre juego sexual y eso lleva en algunos casos a la masturbación. El paso siguiente es horrorizarse "porque los viejos se masturban" y utilizar drogas que actúan como desexualizantes biológicos para sedarlos y domesticarlos.

volver