Parafilias (Parte III)

Por Andrés Flores Colombino

Cuadernos de Sexología Nº 7, 1988

PSICOPATOLOGIA DE LAS PARAFILIAS

"El examen" - Antonio BerniEn tanto la parafilia es una trasgresión, una infracción, también es un síntoma psicopatológico. Sin embargo como capítulo psicopatológico tardó mucho en iniciarse y lo hizo mucho más tarde que el de otras alteraciones psíquicas. Era un tema poco abordado en la enseñanza de la Medicina y el Derecho. "No obstante ello", dice Saurí (50), "lo perverso (parafílico) participa del proceso de personalización al mismo título que lo psicótico, lo neurótico y lo psicopático".

El psicoanálisis fue la escuela que estudió más profundamente la psicopatología de las parafilias -perversiones según su lenguaje-. En 1905, Freud (22) clasificaba las "aberraciones sexuales" de acuerdo a las desviaciones del objeto sexual y por las desviaciones del fin sexual. Más tarde, la sexualidad infantil es presentada como caracterizada por una gran cantidad de pulsiones parciales, como ver, oler, mostrar, golpear, morder, etcétera, surgidas de diversas zonas erógenas como la boca, el ano, la piel en general, los genitales. Por un largo proceso, las pulsiones parciales se subordinan a la primacía genital. Pero si el mismo fracasa, las pulsiones parciales compiten con el impulso genital y ocupan su lugar.

En las perversiones, la pulsión parcial dominante se exterioriza libremente. En cambio, en las neurosis queda reprimida y aparece el síntoma. De aquí deriva el conocido aforismo freudiano de que "la neurosis es el negativo de la perversión".

Sobre la base de la teoría de la libido formulada por Freud y Karl Abraham, las perversiones se explican como procesos de fijación y regresión a los niveles pregenitales del desarrollo (oral y anal). Nuevos estudios de Freud demostraron que la sexualidad infantil y las pulsiones parciales dominantes no llegaban hasta la adultez sin represión, sobre todo a nivel del Complejo de Edipo. Ya no se habla de que la neurosis es el negativo de la perversión y viceversa. Fenichel (18) en 1945 continúa esta línea teórica y plantea que "la perversión es una técnica defensiva para eludir la angustia de castración y el sentimiento de culpa incestuosa de la fase edípica con el fin de alcanzar el orgasmo genital". Incluye a las perversiones entre las neurosis impulsivas, al igual que más tarde Bleger y colaboradores (8).

Profundizando en la psicopatología, Karpman (30) ha afirmado que existirían las neurosis parafílicas, a las que Fenichel denomina -como vimos- neurosis impulsivas, que provienen de las mismas fuentes que las neurosis ordinarias, pero formando un grupo propio, preciso y diferenciado; que a partir de ese desarrollo común, se produce una diferenciación como consecuencia de un hecho: el neurótico enfrentado con un problema sexual y emocional, reprime la tendencia sexual prohibida y la exterioriza mediante trastornos psicosomáticos o de otra conducta socialmente inocua; en cambio, el parafílico no puede reprimirla e incurre en una conducta simbólica poco disimulada. Como su forma de expresión ha sido inhibida por un monto mucho menor de represión, es mucho más fuerte que el instinto sexual normal, buscando, en forma impulsiva, la ratificación de una urgencia que al parecer es insaciable. Las neurosis son más plásticas y móviles y las parafilias impresionan por su rigidez e inmutabilidad.

Hans Sachs en 1923 afirmaba que la perversión es solo la parte consciente de un sistema de hechos reprimidos. "La diferencia entre perversión y neurosis radica más bien en que el síntoma neurótico es egodistónico (extraño al individuo), mientras el síntoma perverso es sintónico con el Yo, y se acompaña de una descarga de placer en forma de orgasmo genital. La egosintonía de los actos parafílicos es común con la de los actos psicopáticos, psicóticos, los adictos a las drogas y los caracteriales. Pero a diferencia de ellos, el acto parafílico se acompaña siempre de una descarga genital y esto lo destaca clínicamente del resto", dicen Etchegoyen y Arensburg (17). Afirma Chazaud (11) que "mientras el neurótico tiene con la sexualidad únicamente relaciones sustitutivas, y se presenta en el plano consciente como suficientemente "desexualizado", el síntoma parafílico aparece siempre como directamente sexual. Las actividades parafílicas se cumplen con la finalidad explícita de alcanzar el goce sexual, y para eso apuntan desde cualquier aspecto. En el instante del acto, el parafílico está de acuerdo con su impulso. Este es el escándalo". Freud (22) afirmaba que "el sentimiento de felicidad experimentado al satisfacer una pulsión instintiva indómita, no sujeta a las riendas del Yo, es incomparablemente más intenso que saciar un instinto dominado". Pero este placer así anunciado no fue confirmado por todos los autores. Los perversos (parafílicos) no gozan como ellos creen, sino que se autoengañan por idealización y otros mecanismos de defensa. La supuesta liberación constituye el sometimiento a un Superyó sádico, que engaña al Yo como en toda reacción maníaca, como lo afirmaba Garma, citado por Yampey (54).

De allí que los así llamados psicópatas sexuales, que no mantienen en la intimidad sus preferencias y las viven con caracteres antisociales y criminales, tienen con las parafilias sólo diferencias de grado, no de naturaleza. Dice Karpman (30) que aún el criminal sexual, portador de una parafilia o varias, es raro que sea portador de una psicopatía o "personalidad psicopática" o trastorno de la personalidad, en términos psiquiátricos actuales. Psicopatía y parafilia provienen de fuentes diferentes, dice, mientras neurosis y parafilias tienen fuentes semejantes. Termina afirmando que todos poseemos algunos elementos neuróticos, parafílicos y de psicopatía sexual, y deberíamos saber que en cada uno de nosotros duermen, agazapados, los elementos que pueden determinarlas. Al disgusto y al espanto con que reaccionamos ante las parafilias, deberíamos dar un paso de mayor comprensión.

Sin embargo, Alonso Fernández (1) dice que "el ser sexualmente extraviado no contiene valencias neuróticas de cierta especificidad", aunque reconoce que es frecuente en ellos la neurotización secundaria por la íntima tragedia personal producida por el hecho de no poder resistir el embate de sus impulsos sexuales desviados. De allí los frecuentes cuadros depresivos y reacciones y desarrollos paranoides por parte de los neurotizados, poseídos por el temor de incurrir en actos aberrantes. Este mismo autor señala que las parafilias "por antonomasia es un fenómeno psicopático". Aunque con características diferenciales de las psicopatías comunes, pues no siempre están ausentes los sentimientos amorosos ni siempre presente la destructividad.

Para Bleger (8) lo perverso (parafílico) se trataría de una parte inmadura de la personalidad, un "núcleo aglutinado", que despliega sus identificaciones múltiples con distintas fantasías, ante la parte más madura de la personalidad, la cual queda sometida durante el episodio perverso a aquel núcleo psicótico, para recuperarse después. Por eso, la perversión (parafilia) no se trata sólo de una distorsión o aberración de la sexualidad, sino de una ficción de sexualidad o genitalidad, que se emplea con el fin de controlar aspectos psicóticos, de evitar o prevenir la disgregación psicótica. Isabel Boschi (9) dice que cuando se desempeñaba como terapeuta de "familia con un miembro psicótico o autista", halló entrecruzamientos entre situaciones que parecían poco modificables que la psiquiatría califica de "conductas psicóticas" y la sexología de "conductas parafílicas". Encuentra en ellos cuatro procesos semejantes: 1º) Nos interrogamos sobre la preponderancia e interrelación entre lo pre y postnatal; 2º) Los contextos familiares no llegan a favorecer un equilibrio entre los procesos de diferenciación y pertenencia que favorezcan el desarrollo individual; 3º) Prevalece el mandato "deber ser" sobre el placer; y 4º) Las estructuras de crianza familiar son rígidas, poco flexibles, pobres en matices afectivos.

Rosolato (49) por su parte dice que en el parafílico predomina un hedonismo que marca el fracaso del principio de realidad frente al principio del placer y desde una posición en que la ilusión narcisista impera en su vida sexual, el parafílico crea, a partir de la renegación (reprobación), una legalidad particular, que relacione deseo, placer y ley de un modo tal que "el placer es signo de que la ley es su deseo". Este deseo subvierte el orden simbólico instaurado por el complejo de Edipo. El parafílico crea una sexualidad que escapa a las reglas del lenguaje del sexo y se constituye en un discurso sexual privado, que suprime todas las diferencias que podría sacar al sujeto del mundo imaginario, en el sentido de Lacan. El mundo externo del parafílico revela un ligamen narcisista, con lo que no hay diferencia entre objeto y sujeto, y el objeto es afectivamente indiferente para el sujeto parafílico, que lo desvaloriza y usa para sus fines. Clavreul (10) afirma que existe un desconocimiento de la intención del otro y cada uno de los integrantes es un mero juguete que consiente.

La imprecisión conceptual y clasificatoria procede, en parte, del hecho de que las parafilias representan actuaciones, comportamientos impulsivos que implican al ambiente inmediato. Difiere de otras actuaciones porque suelen ostentar una fachada que encubre el propósito cruel y desnaturalizador que lo vincula con la psicopatía. Meltzer (36) dice que la actuación perversa (parafílica) consiste en alterar lo "bueno" para convertirlo en "malo", aunque conservando la apariencia de bueno.

La discusión de si las parafilias son neurosis especiales o trastornos de la personalidad o psicopatías, fue resuelta en la Clasificación de Enfermedades Mentales de la Asociación psiquiátrica Americana, pues aparece en el capítulo de los Trastornos psicosexuales o Trastornos sexuales y de la identidad sexual, como un subcapítulo aparte y bien diferenciado, con el Código F65.

 

CAUSAS DE LAS PARAFILIAS

No se han establecido causas demostradas de parafilias, pero "es indudable, dice Karpman (30), que ellas derivan de la atmósfera familiar y social enferma en que se desarrolla el niño". El mal manejo por parte de los padres de la ingenua curiosidad sexual infantil y de los juegos sexuales de los mismos, tratados con represión enfermiza, evasiones, racionalizaciones y prohibiciones estrictas, cierra el camino a un desarrollo sexual normal, e inclina al niño a manifestaciones parafílicas.

La ignorancia que preserva la inocencia es una falacia perniciosa que ha traído muchos males a la humanidad, entre ellos, las parafilias. Enfrentar la sexualidad con inteligencia, amplitud, apertura y naturalidad, previene las parafilias.

Un hecho interesante es que los parafílicos provienen de familias en que no se han dado otros casos de sexualidad parafílica. Es decir, no se hereda. Tampoco se aprende por imitación, sino por proscripciones y represiones irracionales que cierran caminos normales y abren otros vicariantes, anómalos, inhabituales, extravagantes, elegidos entre el rico y variado repertorio de nuestro capital originario infantil. Si es verdad lo que afirmaba Freud que el niño es "un polimorfo perverso", allí está la cantera de la parafilia.

"Todos somos como Jekyll" -dice Kolosimo (31)- "pues en cada hombre bien formado por la educación, convive esa flor y nata de los pícaros que es el hombre de los instintos primarios". Las parafilias nacen en la infancia y la primera adolescencia, edad en que los "deseos secretos" son inevitables, aunque podrían dejar de serlo si educáramos por el diálogo y el conocimiento de estas posibilidades.

No existe ninguna teoría que explique todos los casos de parafilia, o todas las parafilias en su conjunto. Pero las teorías existentes son válidas para determinados casos. Recorramos algunas de esas teorías que poseen mayor predicamento en el campo clínico.

1. Experiencias accidentales. Tiefer (51) señala que las experiencias accidentales vividas por el niño y el adolescente pueden ser definitivas en la psicogénesis de las parafilias. "Por ejemplo" -dice- "un bebé puede excitarse sexualmente al ser tocado en los genitales durante el cambio de pañales, y tal acontecimiento puede coincidir con la mirada de una mujer de largos cabellos plateados. En su adolescencia, el muchacho se masturba y fantasea con cabellos plateados, dotándolos de muchas asociaciones eróticas. La combinación habitual del pensamiento de los cabellos y la excitación se vuelve tan fuerte, que la persona puede llegar a dudar de su capacidad de desempeñarse sin ella". Esta experiencia o instancia de excitación, con ser única, puede ser suficiente. Pero en otros casos debe ocurrir constantemente para provocar la fijación. "Es muy probable" -dicen Money y Ehrhardt (37)- "que estos años tempranos sean de fundamental importancia para sentar las bases de los precedentes de todas las parafilias, si bien aún no es posible definir de modo más explícito el efecto a largo plazo de las experiencias eróticas sobre la función psicosexual y erótica definitiva."

2. Las experiencias infantiles repetidas. Tales como ser vestidos con ropas del otro sexo por sus padres que esperaban tener un hijo del sexo contrario, o por las niñeras; el mirar los genitales de los adultos o las actividades sexuales o de excreción, así como la ridiculización de sus genitales por pequeños o feos, o de sus capacidades eróticas, se reviven en la adultez joven con formaciones parafílicas sorprendentemente elocuentes. Las humillaciones o castigos físicos de los padres a los hijos, trocadas en agresiones sádicas, o masoquistas, así como la urolagnia o erotización de la micción, o la clismafilia o erotización del enema, o incluso el travestismo, son formaciones que compensan su vergüenza o humillación anterior. La parafilia permite conquistar y superar la ansiedad vivida en la infancia. Pero como dicen Money y Ehrhardt (37) "niños en los que la experiencia sexual ha sido impuesta por un compañero de juegos de más edad o por un adulto, pueden no manifestar forzosamente efectos deletéreos a largo plazo, en especial si las consecuencias de la experiencia son sensatamente manejadas por los adultos". Concluyen que "parece lícito afirmar que los fundamentos de la normalidad o anomalía sexual como las parafilias parciales o completas, se establecen mucho antes de la pubertad hormonal. Esta última sólo establece el grado de despertar con respecto a una imagen que ya está previamente determinada por tener cierto grado de potencia evocadora". Money (38) resume afirmando que las parafilias obedecen a un polideterminismo secuencial multivariado.

3. Las fantasías sexuales de la masturbación adolescente. Suelen tener una gran importancia en la aparición de las parafilias, cuando esas fantasías poseen un contenido que las favorece, como las de exhibicionismo o voyeurismo, de travestismo. Los contenidos sexuales sádicos y masoquistas son bastante frecuentes como temática de todas las fantasías experimentadas por las personas. La rigidez, la limitación estrecha de la fantasía en un espectro de respuestas e imágenes poco convencionales, suele ser una constante del futuro parafílico.

4. La búsqueda adulta de experiencias nuevas. El individuo sometido a una intensa represión sexual en la niñez y juventud, ya en la adultez, puede buscar aventuras sexuales, vivir experiencias variadas que salen de las fronteras permitidas, como un acto de libertad o de liberación. Se puede experimentar con la bisexualidad, el uso de artefactos, el cambio de parejas y todo ello puede no traer consecuencias en su vida sexual. Pero la práctica del sexo en grupo, de mirar el coito de otros, o exhibirse ante personas conocidas primero, y luego desconocidas, prácticas sadomasoquistas y otras, pueden poner de manifiesto la existencia de una disposición a las parafilias, que de otra forma no se hubieran manifestado. Además, pueden llegar a tener un carácter adictivo: una vez traspasada la barrera, de cometida la trasgresión con el placer consiguiente, queda insaciado. Dice Michel Foucault que el perverso (parafílico) no se sacia nunca y esta insaciabilidad también es erotizada. Estas eclosiones tardías de las parafilias se caracterizan por la necesidad que tienen de codificar su actividad, y se conocen casos en que se redactan contratos que los unen a sus compañeros sexuales. "La trasgresión franquea una y otra vez una línea que luego se disuelve inmediatamente en el olvido, retrocediendo así de nuevo hasta el horizonte inalcanzable. Pero para aquellos cuyo interés en el sexo es `pura curiosidad´-dice Tiefer (51)- y no proviene de ningún conflicto psicológico, la experimentación en última instancia se vuelve auto-limitante".

5. Otras causas. Money (38) ha recopilado una serie de observaciones comunicadas por neurólogos que hallaban una relación entre la epilepsia del lóbulo temporal y algunas parafilias, como el fetichismo y el travestismo compulsivos, que mejoraron con tratamiento antiepiléptico o con electroconvulsoterapia. Se trataba siempre de pacientes varones, y se acompañaba de una sexualidad grosera y desinhibida. Sus conductas equivalen a fugas epilépticas o estados crepusculares incoercibles. Como hay casos que mejoran con litio o antidepresivos o reguladores del humor, también se ha planteado la posibilidad de que las parafilias estén vinculadas con ciclos maníaco-depresivos heredados. Y los casos de hiperandrogenismo en que la testosterona esté muy elevada, también se mencionaron como posibles causas de parafilias, que mejoran con el tratamiento con antiandrógenos.

Los mecanismos según las escuelas. En suma, el psicoanálisis señala el origen de las parafilias en una experiencia traumática única o repetida por fijación en el Complejo de Edipo y sirven para negar la posibilidad de la castración. La teoría de la conducta las considera el producto de un aprendizaje incorrecto, a través del mecanismo del "modelado" o "imprinting" de los etólogos, por experiencias sexuales del periodo de diferenciación sexual y de la pubertad. Desde una perspectiva sistémica, la definición de Isabel Boschi (9) dice: "Parafilia egosintónica es una construcción particular centrada en las conductas sexuales, organizada en forma de estructuras autísticas, por las que la comunicación con el mundo externo parece interferido por tenaces mecanismos de mantenimiento de un mundo cerrado."

Money (38) señala que en la Universidad de Pensylvania se planteó la hipótesis del "aprendizaje por oposición" para los parafílicos, en que de la aversión inicial a los actos parafílicos, se pasa progresivamente a una metamorfosis y se tornan adictos a esas prácticas. Y es probable que la liberación de opiáceos fisiológicos en el encéfalo, como las endorfinas, sea responsable de este cambio.

 

CLASIFICACIONES DE LAS PARAFILIAS

Cada autor propone una clasificación diferente, aun después que Freud, basado en las publicaciones de Krafft-Ebing, Moll, Moebius, Havelock Ellis, Schrenk-Notzing, Löwenfeld, Eulenburg, Iwan Bloch y Magnus Hirschfeld, propuso el ordenamiento de las "aberraciones" de acuerdo al objeto y al fin sexual desviado. A partir de estas clasificaciones iniciales, donde cabía toda actividad sexual que no fuera la penetración del pene en la vagina de dos adultos de mediana edad, han aparecido nuevos ordenamientos, aunque las desviaciones sexuales descriptas parecen no haber variado con el tiempo, excluidas la masturbación, la homosexualidad y el sexo oral o el sexo extraconyugal.

La clasificación que tomamos de Quijada (44) en 1983, incluía 84 parafilias. El DSM IV de la Asociación Psiquiátrica Norteamericana (4) de 1995 solo comprende 8 parafilias típicas y unas 7 no especificadas. Comencemos por la última, que es la que está vigente, y luego haremos un poco de historia con las anteriores.

PARAFILIAS (DSM IV)
F65.0 Fetichismo [302.81]
F65.1 Fetichismo transvestista [302.3]
F65.2 Exhibicionismo [302.4]
F65.3 Voyeurismo [302.82]
F65.4 Pedofilia [302.2]
F65.5 Masoquismo sexual [302.83]
F65.5 Sadismo sexual [302.84]
F.65.8 Frotteurismo [302.89]
F.65.9 Parafilia no especificada [302.9]
Escatología telefónica
Necrofilia
Parcialismo
Zoofilia
Coprofilia
Clismafilia
Urofilia.

El código F.65 tipifica a todas las parafilias en el DSM IV. Como internacionalmente se sigue utilizando el DSM III para el diagnóstico de las enfermedades mentales, a la derecha se incluye el código numérico de 302 que utilizó aquella clasificación. Entre 1983 del DSM III a 1995 del DSM IV no han habido inclusiones ni exclusiones de otras parafilias, pero el frotteurismo pasó a ser una parafilia típica y la zoofilia una no especificada, cuando en el DSM III era a la inversa. El trasvestismo del DSM III pasa a ser fetichismo trasvestista en el DSM IV.

Otra Clasificación interesante toma la que diferencia las parafilias en aquellas que se producen por desviación de objeto sexual elegido y por desviación de acto sexual mismo.

PARAFILIAS
(CRITERIO DIFERENCIAL)
I. ALTERACIONES DE LA ELECCION DE OBJETO

1. Fetichismo

2. Pedofilia

3. Necrofilia

4. Parcialismo

5. Zoofilia

6. Coprofilia

II. ALTERACIONES EN EL ACTO SEXUAL

7. Exhibicionismo

8. Voyeurismo

9. Masoquismo sexual

10. Sadismo sexual

11. Fetichismo transvestista

12. Frotteurismo

13. Escatología telefónica

14. Clismafilia

15. Urofilia

A esta clasificación se llegó después de haber eliminado de la misma a la masturbación, que se consideraba una desviación de objeto y de acto, pues se elegía a sí mismo como objeto y no se practicaba el coito. A la homosexualidad, que se consideraba una desviación de objeto, pues se elegía a una persona del mismo sexo, pero siguió apareciendo como "Otros trastornos psicosexuales", sólo en su forma de homosexualidad egodistónica desde 1973. En ese año en que fue eliminada la forma de homosexualidad egosintónica de la Clasificación de Enfermedades Mentales, hasta en 1987, año de vigencia del DSM III y en que el DSM III R ya no incluyó ninguna forma de homosexualidad como enfermedad psiquiátrica. También se eliminó la gerontofilia, o preferencia patológica por personas mayores de 60 años, dados los adelantos de la ciencia para el mantenimiento de la salud de los gerontes. También dejaron de considerarse, por su baja incidencia estadística, a muchas parafilias cuya existencia se reconoce. Incluso algunas de estas son formas de presentación de las parafilias específicas o no específicas. Pero hay otras que son prácticas sexuales inhabituales, extrañas y hasta grotescas, pero que no revisten el carácter diagnóstico de parafilias, sino simples preferencias que mantenidas en la intimidad del individuo o la pareja, no causan perturbación alguna, ni poseen carácter compulsivo o exclusivo.

Algunos pares de parafilias se consideran polos de un mismo trastorno psicopatológico, como el voyeurismo y el exhibicionismo, formas de erotización de la mirada; el sadismo y el masoquismo sexual, formas de erotización del dolor.

Hay otra Clasificación efectuada por Money (38) para las parafilias, quien las ordena en seis categorías:

1ª) Parafilias de expiación y sacrificio: Masoquismo sexual y sadismo sexual. Cometen sus depredaciones hasta que son descubiertos y castigados.
2ª) Parafilias de merodeadores y depredadores: Voyeuristas y exhibicionistas, y también sádicos que violan, como los "sátiros" y raptan en una suerte de raptofilia y luego homicidios tipo "descuartizador". Llevan una vida pública tradicional, miembros de su Iglesia y de asociaciones moralistas, muy común en los parafílicos en general.
3ª) Parafilias mercantiles y venales: Fantasías y actos de prostitución sin necesidad, no pueden lograr el deseo si no les pagan. El hombre parafílico desea que su mujer se rebele y se haga insultar y tratar como una prostituta. Son formas de sadismo sexual.
4ª) Parafilias selectivas: Son los fetichistas que tocan pieles, cabellos o vello, y las que husmean o huelen, en la mencionada osmolagnia, sobre todo de la zona de las axilas y la ingle. También están los fetichistas talismánicos, o de objetos no sexuales simbólicos, que son los clásicos fetiches.
5ª) Parafilias atractivas o estigmáticas: Son los parcialistas que prefieran una parte del cuerpo, o prefieren persona con amputaciones, o embarazadas.
6ª) Parafilias incitantes y seductoras: Son los exhibicionistas y voyeuristas, pedófilos, frotteuristas.

Antes de estudiar cada una de las parafilias específicas y no específicas, mencionaremos -ya que no volveremos sobre ellas-, a las parafilias poco comunes, que ni siquiera son mencionadas en el DSM IV. Son:

Braquiproctosigmoidismo: Patología en el método en el cual se administra el estímulo sexual: introducción de la mano, hasta el antebrazo, a través del ano. (Bianco) (7)
Clastomanía: erotización al romper ropas.
Dendrofilia: erotización por contacto con las plantas.
Escuchismo o audiolagnia: erotización de ruidos sexuales de un cuarto vecino.
Hipnofilia: erotización ante personas dormidas, semejante a la necrofilia.
Licantropía: forma de sadomasoquismo por la que el individuo se identifica con un vampiro o un lobo.
Misofilia: erotización de la suciedad, vinculada con la coprofilia.
Narratofilia: erotización contando cuentos, relatos o chistes eróticos.
Osmolagnia: erotización del olor de productos corporales en descomposición.
Pictofilia: erotización de figuras pintadas por el propio sujeto.
Pietofilia: erotización ante imágenes piadosas.
Pigmalionismo: erotización frente a estatuas o maniquíes.
Pornofilia: La actividad sexual con material sexualmente explícito: videos, films y revistas, constituye la especificidad fundamental. (Bianco) (7)
Quinungolagnia: erotización de situaciones de peligro.
Transexofilia: Creado por Hernández Serrano para designar lo que Money llama ginecomimetismo, su especificidad fundamental constituye la actividad sexual con un falso transexual. (Bianco)(7).
Triolismo: Patología a nivel de la situación: solo se excita frente a dos personas del sexo opuesto. (Bianco) (7).

 

* Dr. Andrés Flores Colombino
Médico Psiquiatra, Geriatra Gerontólogo y Sexólogo Clínico
Miembro del Advisory Committee de la World Association for Sexology (WAS)
Presidente de la Federación Latinoamericana de Sociedades de Sexología y Educación Sexual (FLASSES), Fiscal de la Sociedad Uruguaya de Sexología.

 

Ir a Parafilias - parte IV

volver


BIBLIOGRAFIA

1.Alonso-Fernández, F.: TRASTORNOS Y ABERRACIONES SEXUALES, En su: "Fundamentos de la Psiquiatría actual", T.2., p.107-129, Paz Montalvo 3ª, Madrid, 1977.
2.Alvarez-Gayou,J.L.: CONCEPTO DE NORMAL EN SEXOLOGIA, En su: "Elementos de Sexología", p.57-62, Nueva Interamericana, México, 1979.
3.American Psychiatric Association: DSM III. MANUAL DIAGNOSTICO Y ESTADISTICO DE LOS TRASTORNOS MENTALES, Masson, Barcelona, 1983.
4.American Psychiatric Association: DSM IV. MANUAL DIAGNOSTICO Y ESTADISTICO DE LOS TRASTORNOS MENTALES, Masson, Barcelona, 1995.
5.Alzate, H.: LAS PARAFILIAS, Revista Sexualidad Humana y Educación Sexual 2(2):3-25, Bogotá, 1979.
6.Bataille, G.: EL EROTISMO, Tusquets, 3ª, Barcelona, 1979.
7.Bianco Colmenares, F.: MANUAL DIAGNÓSTICO DE LAS ENFERMEDADES EN SEXOLOGIA, CIPPV, 3ª, Caracas, 1991.
8.Bleger, J., Cvik, N., Grunfeld, B.: PERVERSIONES, Revista de Psicoanálisis 30:2, Buenos Aires, 1973.
9.Boschi, I.: UNA CONCEPCIÓN SISTÉMICA DE LAS PARAFILIAS, Revista Argentina de Sexualidad Humana 7(1):52-60, Buenos Aires, 1993.
10.Clavreul, J.: LA PAREJA PERVERSA, En: Aulagnier-Sparani, P.: "El deseo y la perversión", p.105-144, Sudamericana, Buenos Aires, 1968.
11.Chazaud, J.: LAS PERVERSIONES SEXUALES, Herder, Barcelona, 1976.
12.Cheeser, E.: ASPECTOS HUMANOS DE LAS DESVIACIONES SEXUALES, Central, Buenos Aires, 1975.
13.Descamps, M.A.: PAIDOFILIA Y GERONTOFILIA, En: Volcher, R.(comp.): "Enciclopedia de la Sexualidad", p. 573-578, Fundamentos, Madrid, 1975.
14.Descamps, M.A.: ZOOFILIA Y NECROFILIA, En: Volcher, R.(comp.): "Enciclopedia de la Sexualidad", p. 579-586, Fundamentos, Madrid, 1975.
15.Eck, M.: LA PERVERSION SEXUAL, En: Volcher, R.(comp.): "Enciclopedia de la Sexualidad", p. 548-564, Fundamentos, Madrid, 1975.
16.Ellis, A.: PERVERSIONES SEXUALES, En su: "Folklore del sexo", p.221-237, Grijalbo, México, 1970.
17.Etchegoyen, R.H., Arensburg, B.: PERVERSIONES Y TRASTORNOS NEUROTICOS DE LA PERSONALIDAD, En su: "Estudios de Clínica Psicoanalítica sobre la Sexualidad", p.9-57, Nueva Visión, Buenos Aires, 1977.
18.Fenichel, O.: LA PSICOLOGIA DEL TRAVESTISMO, En: Deustch, H. y ot.: "Psicoanálisis y desviaciones sexuales", p. 132-158, Hormé, Buenos Aires, 1967.
19.Fenichel, O.: TEORIA PSICOANALITICA DE LAS NEUROSIS, Paidós, Buenos Aires, 1968.
20.Flores Colombino, A.: PROBLEMAS ESPECIALES. PARAFILIAS Y VARIANTES SEXUALES, DELITOS SEXUALES, 9 p.m., UCUDAL, Montevideo, 1985.
21.Flores Colombino, A.: DICCIONARIO DE SEXOLOGIA, Fin de Siglo, Montevideo, 1997.
22.Freud, S.: TRES ENSAYOS PARA UNA TEORIA SEXUAL. I.AS ABERRACIONES SEXUALES, En su: "Obras Completas", T.2: 1172-1194, Biblioteca Nueva, Madrid, 1977.
23.Gallardo, J.V.: NORMALIDAD Y ANORMALIDAD EN SEXUALIDAD, Revista Chilena de Sexualidad. Psicosexualidad 1(1): 9-21, Santiago de Chile, 1984.
24.Ganon, J., Simon, W. (Eds): SEXUAL DEVIANCE, Harper & Rox, New York, 1967.
25.Gindin, L.R.: PERVERSIONES Y NORMALIDAD. VARIANTES DE LA SEXUALIDAD, En su: Nueva sexualidad del varón", p.225-245, Paidós, Buenos Aires, 1987.
26.Giraldo Neira, O.: CONDUCTAS EXCEPCIONALES, En su: "Explorando las sexualidades humanas", p.197-22, Témis, México, 1981.
27.Hayman, R.: MARQUES DE SADE. VIDA DE UN CRUEL LIBERTINO, Lasser Press, México, 1979.
28.Hartwich, V., Krafft-Ebing: PSICOPATIA SEXUAL, Progreso y Cultura, Buenos Aires, 1942.
29.Hunt, M.: CONDUCTA SEXUAL ANOMALA, En su: "Conducta sexual en la década del 70", p. 344, Sudamericana, Buenos Aires, 1977.
30.Karpman, B.: EL PSICOPATA SEXUAL, Paidós, Buenos Aires, 1975.
31.Kolosimo, P.: PSICOLOGIA DEL EROTISMO, Plaza y Janés, Barcelona, 1974.
32.Laplanche, J., Pontalis, J.B.: DICCIONARIO DE PSICOANALISIS, Labor 2ª, Barcelona, 1974.
33.Lemperiêre, Th., Fèline, A.: LAS DESVIACIONES Y PERVESIONES SEXUALES, En su: "Manual de Psiquiatría", p. 168-181, Toray-Masson, Barcelona, 1979.
34.Maccoby, E., Jacklin, C.: THE PSYCHOPATHOLY OF SEX DIFFERENCES, Palo Alto, Stanford University Press, 1974.
35.Marmor, J.: BIOLOGIA Y SOCIOLOGIA DE LA HOMOSEXUALIDAD, Hormé, Buenos Aires, 1967.
36.Meltzer, D.: LOS ESTADOS SEXUALES DE LA MENTE, Kargieman, Buenos Aires, 1974.
37.Money, J., Ehrhardt, A.: DESARROLLO DE LA SEXUALIDAD HUMANA (DIFERENCIACION Y DIMORFISMO DE LA IDENTIDAD DE GÉNERO), Morata, Madrid, 1982.
38.Money, J.: MAPAS DEL AMOR DENTRO DE LAS PARAFILIAS, VICTIMAS DE PATOLOGIAS Y VICTIMAS DE ESTAS VICTIMAS, Anales IV Congreso Latino americano de Sexología y Educación Sexual, T.2, p. 13-29, AAPF, Buenos Aires, 1988.
39.Palem, R.M.: EROTIZACION DE LAS FUNCIONES URINARIAS Y DIGESTIVAS, En: Volcher, R. (comp.): "Enciclopedia de la Sexualidad, p. 631-638, Fundamentos, Madrid, 1975.
40.París, C.: ENCICLOPEDIA DIDÁCTICA DE LA SEXUALIDAD, Planeta, Barcelona, 1995.
41.Platón: LA REPÚBLICA, Aguilar, 2ª, Madrid, 1960
42.Platón: POLÍTICA. Aguilar, Madrid, 3ª, 1960.
43.Porta, A., Lang, P.: ABORDAJE DEL TRAVESTISMO Y EL TRANSEXUALISMO EN LA SOCIEDAD ACTUAL, Anales VIII CLASES, p.141, 143, Montevideo, 1997.
44.Quijada, O.A.: DICCIONARIO INTEGRADO DE SEXOLOGIA, Alhambra, Madrid, 1983.
45.Reinisch, J.M.: PRENATAL EXPOSURE TO SYNTHETIC PROGESTINS INCREASES POTENTIAL FOR AGGRESSION IN HUMANS, Science 211:1171-1173, 1981.
46.Rodrigues, O.: ZOOFILIA: O AMOR COM OS ANIMAIS, Memorias VII Congreso Latinoamericano de Sexología y Educación Sexual, P. 359-368, Técnico Científica, La Habana, 1996.
47.Rodrigues, O.: COPROFILIA: SEXO COM FEZES, Memorias VII Congreso Latinoamericano de Sexología y Educación Sexual, P. 369-376, Técnico Científica, La Habana, 1996.
48.Rodrigues, O.M., Furlaneto, S.H.T.: EXHIBICIONISMO EN MULHERES BRASILEIRAS, Anales VIII CLASSES, Montevideo, 1997.
49.Rosolato, G.: ESTUDIO DE LAS PERVERSIONES SEXUALES A PARTIR DEL FETICHISMO, En: Aulagnier-Spirani, P. y ot.: "El deseo y la perversión", p.9-48, Sudamericana, Buenos Aires, 1968.
50.Saurí, J.: LAS PERVERSIONES, Carlos Lohlé, Buenos Aires, 1983.
51.Tiefer, C.: LAS DESVIACIONES SEXUALES, En su: "Sexualidad humana. Sentimientos y funciones", Tierra Firme, México, 1980.
52.Trimmer, E.S.: PARAFILIAS, En su: "Diccionario visual del sexo", p.181-200, Nauta, Barcelona, 1979.
53.Üllerstam, L.: LAS MINORÍAS ERÓTICAS, Grijalbo, México, 1967.
54.Yampey, N.: REFLEXIONES PSICOANALITICAS SOBRE LAS PERVERSIONES, En su: "Psicoanálisis, fundamento y técnica", p.296-302, Kargieman, Buenos Aires, 1981.


Ir a Parafilias - parte IV

volver