Agomelatina


AGOMELATINA *
El primer antidepresivo que resincroniza los ritmos biológicos: nuevo enfoque farmacológico para el tratamiento de la depresión.

PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS

La Agomelatina es un antidepresivo con un novedoso perfil farmacológico y clínico: de acción melatoninérgica es el primero que resincroniza los ritmos biológicos.
La característica principal es que además de poseer un potente efecto antidepresivo (comparable a venlafaxina o a imipramina), ofrece un efecto ansiolítico adicional sin producir sedación. Esta ventaja se traduce en menor prescripción adicional de fármacos ansiolíticos, evitando los efectos adversos de los mismos.

Agomelatina tiene un mecanismo de acción que lo diferencia de los otros antidepresivos, evitando efectos adversos indeseables tales como: efecto anticolinérgico o sedación, no produce modificaciones en el peso ni disfunción sexual.

Agomelatina es un agonista de los receptores melatoninérgicos MT1 y MT2 con propiedades antagonistas de los receptores 5-HT2C; no posee afinidad por los receptores a-adrenérgicos, ß-adrenérgicos, histaminérgicos, colinérgicos, dopaminérgicos ni benzodiazepínicos.

La dosis recomendada de Agomelatina es de 1 comprimido de 25mg en toma nocturna. En determinados casos puede incrementarse hasta 50 mg.

EFICACIA DE LA AGOMELATINA

• EFICACIA ANTIDEPRESIVA A CORTO PLAZO

Agomelatina tiene una notable eficacia antidepresiva, equivalente a la de fármacos de referencia tales como la fluoxetina y la imipramina, aun en las depresiones graves.

Esta acción se mantiene a largo plazo, más allá de 6 meses, previene las recaídas de los pacientes deprimidos con independencia de la gravedad de la depresión.

Agomelatina es un potente antidepresivo para el tratamiento a corto y largo plazo del depresivo mayor.

 

 

 

Efectos beneficiosos de Agomelatina sobre los trastornos del sueño en los pacientes deprimidos

Los trastornos del sueño son síntomas fundamentales en el Trastorno depresivo mayor (TDM). De hecho, la alteración del sueño es frecuente y se considera un rasgo distintivo de la depresión mayor. Los trastornos del sueño son notificados subjetivamente por más del 80% de los pacientes deprimidos que sistemáticamente se quejan de la calidad del sueño. Entre las posibles explicaciones de las anomalías del sueño observadas y notificadas por los pacientes deprimidos se encuentran el aumento de la ansiedad y el despertar temprano, la profunda alteración del ritmo sueño-vigilia como consecuencia de la alteración de los ritmos circadianos y la disfunción de los sistemas neurobiológicos implicados en el estado de ánimo y la conducta.
Cualquiera que sea la explicación correcta, la alteración del sueño resulta clave en la depresión y los pacientes muestran una anomalía homeostática del sueño y ritmos polisomnográficos alterados.

A nivel sintomático, los pacientes deprimidos se quejan de dificultades para conciliar el sueño, despertares frecuentes durante la noche y una hora temprana de despertar por la mañana. De hecho, el sueño se evaluó sistemáticamente en los estudios clínicos con las escalas de evaluación de la depresión (HAMD o MADRS), o con cuestionarios específicos del sueño como el cuestionario de evaluación del sueño Leeds (LSEQ) y escalas analógicas visuales.

Trastornos del sueño en la depresión:

• Mayor latencia
• Disminución de la eficiencia
• Frecuentes despertares durante la noche
• Despertar matutino temprano
• Disminución del tiempo total

Las anomalías en el dormir son notificadas con frecuencia por los pacientes deprimidos y constituyen un síntoma nuclear del trastorno depresivo mayor.
Las anomalías polisomnográficas también están descritas en los pacientes deprimidos. Las anomalías del sueño más uniformes y previsibles, que se ven en la depresión, son la disminución de su continuidad, las alteraciones en la latencia y el acortamiento de la latencia REM, así como un cambio en la distribución temporal del sueño REM y un descenso del sueño lento durante la noche.

Alteración de la alerta diurna, fatiga, falta de energía y somnolencia

La fatiga y la somnolencia diurna son síntomas muy prevalentes entre los pacientes con TDM. Estos síntomas nucleares son difíciles de combatir puesto que, a menudo, aparecen como síntomas residuales en pacientes deprimidos que han "remitido" gracias al tratamiento antidepresivo. En un estudio epidemiológico internacional sobre 1.884 pacientes de 6 países europeos que consultaron al médico por depresión, el 73% refería "sentir cansancio" como uno de los síntomas fundamentales.
Además de las alteraciones del sueño, los pacientes deprimidos refieren alteraciones diurnas (es decir, fatiga extrema y disminución de la capacidad de alerta). El estado diurno está inexorablemente ligado con la calidad del sueño y representa una parte integral del ritmo sueño-vigilia.

Efectos de los antidepresivos sobre el sueño

El uso de antidepresivos de segunda generación, es decir, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina [ISRS] e inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y noradrenalina [ISRN]) se ha asociado con un grado de alteración del sueño que suele exigir el uso de medicación concomitante, por ejemplo hipnóticos o benzodiazepinas. Uno de los rasgos más característicos que se ha notificado es la supresión del sueño REM.

Los nuevos tratamientos antidepresivos que, además de su eficacia antidepresiva, ejercen un efecto favorable sobre los ritmos alterados de sueño-vigilia deberían suponer una alternativa prometedora a los tratamientos actuales para muchos pacientes deprimidos que padecen alteraciones del sueño.

Capacidad de Agomelatina para restablecer el sueño reparador en los pacientes deprimidos

Además de su eficacia antidepresiva potente, Agomelatina también ofrece efectos clínicamente beneficiosos únicos a los pacientes deprimidos, en particular, a juzgar por medidas tanto subjetivas como objetivas en el restablecimiento del sueño reparador. La evaluación subjetiva del sueño se basa en el registro de las impresiones del paciente a través de parámetros clínicamente relevantes como "facilidad para conciliar el sueño" o "calidad del sueño". La evaluación objetiva se basa en el estudio de la arquitectura del sueño a través del uso de técnicas como la polisomnografía, que registra la distribución del sueño lento y del sueño REM en cada ciclo.





UN NUEVO ANTIDEPRESIVO SIN EFECTOS NEGATIVOS EN LA RESPUESTA SEXUAL

Además de su potente eficacia antidepresiva a corto y largo plazo tiene un perfil favorable respecto a que no produce disfunciones sexuales y bien sabemos hoy que es un aspecto fundamental para la adhesión al tratamiento. Hay ausencia de síntomas de discontinuación, comportamiento neutral sobre el peso y excelente perfil de tolerabilidad. Todo esto mejora la aceptación del fármaco por parte del paciente (compliance) y ayudan a una remisión completa, cualitativa y sostenida.

No produjo -a diferencia de los ISRS- síntomas digestivos significativos ni aumento de peso, síndrome serotoninérgico, disfunción sexual o insomnio.

Actualmente se sabe que más del 60% de los pacientes con depresión poseen algún síntoma de ansiedad y deben ser medicados con un antidepresivo y un ansiolítico que generalmente es una benzodiazepina. Agomelatina brinda la posibilidad de administrarla en monoterapia en este tipo de pacientes, evitando los múltiples efectos adversos que ocasionan las benzodiazepinas (interacciones medicamentosas, somnolencia, sedación, trastornos del sueño, alteraciones mnésicas).



EFICACIA A LARGO PLAZO


Un agente antidepresivo no sólo debe demostrar una buena eficacia para revertir un episodio depresivo, sino debe tener una acción preventiva de las recaídas y las recidivas, evitando la producción de nuevos episodios.

Agomelatina demostró una eficacia superior a los otros agentes antidepresivos en la prevención de recaídas y recidivas de los episodios depresivos. Esto se debe a su específica acción antidepresiva a largo plazo, pero también a su muy buena aceptabilidad que permite una administración segura por un período prolongado.

SEGURIDAD DE LA AGOMELATINA

Agomelatina es un fármaco muy bien tolerado tanto en la administración a corto como a largo plazo.

Agomelatina tiene una muy baja incidencia de efectos adversos, evidenciándose por la baja tasa de abandonos registrada en los estudios.

Es importante resaltar que Agomelatina no actúa sobre el área cardiovascular, no modifica el peso corporal, no produce somnolencia, no tiene efectos anticolinérgicos, no afecta la libido y no produce disfunciones sexuales.

Se comprobó una muy buena seguridad cardiovascular: no se observaron modificaciones en la presión arterial, ni alteraciones significativas en los trazados ECG al finalizar el estudio.

Otro dato relevante es que no se observaron signos de dependencia ni síntomas específicos de privación a la interrupción del tratamiento.

 

 

Reacciones adversas
La Agomelatina ha sido estudiada en ensayos clínicos con más de 3000 pacientes deprimidos. Las reacciones adversas fueron leves a moderadas y ocurrieron en las primeras dos semanas de tratamiento. Las más comunes fueron náuseas y mareos, que fueron transitorias y no llevaron a la interrupción. En estudios doble ciego fueron reportados los siguientes: cefalea (8,2%), mareos (1,2%), nasofaringitis (2,2%), síndrome gripal (2,5%), diarrea (1,6%), náuseas (1,6%), dolor abdominal superior (1,2%), dolor de espalda (2,7%).

*Agomelatina es comercializada en Argentina por el laboratorio Servier bajo el nombre de VALDOXAN.

VALDOXAN: PREGUNTAS Y RESPUESTAS



¿Cuáles son las pruebas que sustentan su eficacia clínica?

Las propiedades antidepresivas de Valdoxan han sido probadas en diversos estudios clínicos, entre ellos estudios amplios de fase 3 controlados con placebo o con otros antidepresivos.
La eficacia de Valdoxan resultó ser mayor que placebo y, como mínimo, equivalente a la de los ISRS e IRSN. En estos estudios, Valdoxan desplegó una potente eficacia antidepresiva, demostró tasas de respuesta elevadas (76% a las 6 semanas) y tasas de remisión (73% a las 12 semanas), comparables a las obtenidas con venlafaxina en dosis de 75 mg a 150 mg; los beneficios se dieron en una amplia gama de pacientes deprimidos, con independencia de sus características.
Se ha comprobado que Valdoxan es un potente antidepresivo, cualquiera que sea la gravedad de la depresión, incluso si se trata de pacientes con depresión grave.
Por último, la eficacia antidepresiva de Valdoxan se extiende en el tiempo, como lo ilustran los resultados del estudio de prevención de recaídas realizado durante 6 meses. Al administrar Valdoxan, una vez al día por la noche, los pacientes deprimidos muestran un 50% menos de probabilidad de recaer.

¿Cuál es el mecanismo de acción de Valdoxan?

Valdoxan es el primer antidepresivo melatoninérgico que actúa como agonista de los receptores MT1 y MT2 y como antagonista de los receptores 5-HT2C. La acción sinérgica de estos receptores hace que se resincronice el reloj biológico, restableciendo los ritmos circadianos alterados en la depresión. Por eso, Valdoxan actúa sobre el punto básico de la depresión y alivia a los pacientes los síntomas depresivos principales, lo que explica su poderosa eficacia antidepresiva.

¿Cuál es la dosis eficaz de Valdoxan?

En los estudios clínicos se ha comprobado que la dosis eficaz para la mayoría de los pacientes es de 25 mg, tomada una vez al día por la noche.

¿Mejoran los pacientes si se incrementa la dosis de Valdoxan?

La respuesta y la remisión final son predichas por una mejoría rápida; a menudo, una falta persistente de respuesta en las primeras semanas de tratamiento se acompaña de un fracaso terapéutico posterior.
En varios estudios clínicos con Valdoxan se ha confirmado que la eficacia antidepresiva puede mejorar, en caso de necesidad, incrementando la dosis hasta 50 mg. Esta flexibilidad posológica de Valdoxan se asocia a la ventaja de una mayor eficacia antidepresiva para estos pacientes.

¿Qué tipos de pacientes se benefician del tratamiento con Agomelatina?

Valdoxan esta indicado para el tratamiento de la depresión mayor de adultos deprimidos, con episodio aislado o recurrente. Los estudios clínicos se han basado en todo tipo de pacientes, desde aquellos con depresión moderada, pacientes melancólicos, con síntomas ansiosos y pacientes de todas las edades, incluidos los de edades avanzadas. Todos ellos mejoraron gracias a la potente eficacia antidepresiva de Agomelatina. Además, gracias al perfil farmacológico innovador, mejora la calidad del sueño y la alerta diurna, respeta la función sexual, posee un excelente perfil de tolerabilidad y no causa síntomas de discontinuación.

¿Cuál es la eficacia de Valdoxan para los pacientes con depresión grave?

La respuesta superior de Valdoxan, descrita entre los pacientes con depresión más grave, reviste gran importancia clínica porque suele pensarse que se trata de un grupo de pacientes difíciles de tratar y con menor respuesta a los ISRS. El análisis de los datos agrupados de varios estudios clínicos sirvió para investigar el efecto terapéutico de Valdoxan en diferentes subconjuntos de gravedad de la depresión, incluida la más grave definida por una puntuación en la escala HAM-D17 > o igual a 30. Los resultados confirmaron que, cuanto más grave la depresión, mayor es la diferencia con placebo y mayor el efecto terapéutico de Agomelatina, lo que supone un efecto clínico beneficioso verdadero para estos pacientes.

¿Muestra Agomelatina actividades ansiolíticas adicionales?

En los estudios clínicos se ha confirmado la acción positiva sobre la ansiedad de los pacientes deprimidos. Más aún, este efecto ansiolítico quedó demostrado, cotejado con la escala de Hamilton (HAM-A), en pacientes que recibían medicación ansiolítica restringida o no.

¿Qué son los ritmos biológicos y cómo participan en la depresión?

Los trastornos del estado de ánimo suelen relacionarse con los ritmos circadianos. Muchos pacientes refieren que su estado de ánimo empeora a la mañana y mejora a lo largo del día. Otras consecuencias clínicas de las alteraciones de los ritmos circadianos son los trastornos del sueño, frecuentes entre los pacientes deprimidos. Las alteraciones del sueño: dificultades para conciliar el sueño, el despertar matutino temprano o la menor calidad del sueño, son frecuentes y característicos de la mayoría de los pacientes deprimidos. Las quejas sobre el sueño constituyen uno de los rasgos distintivos de la enfermedad. El restablecimiento de los ritmos circadianos alterados, en particular del ritmo sueño-vigilia, representa un enfoque innovador y una característica diferencial de Valdoxan.

¿Existe algún vínculo entre la depresión y las alteraciones del sueño?

Las alteraciones del sueño representan una manifestación clínica importante de la depresión y pueden darse en el 80% al 90% de los pacientes deprimidos. Algunos antidepresivos tienden a alterar el sueño de manera directa o indirecta. Agomelatina además de su eficacia antidepresiva, posee una farmacodinamia neutra y carece de actividad sedante de interés. Más aún, en los estudios clínicos, mejoró significativamente los patrones relacionados con el sueño, por ejemplo la facilidad para conciliar el sueño y la calidad global del sueño, además de su acción antidepresiva. Esta mejora del sueño se acompañó de un incremento de la alerta diurna.

Valdoxan restablece los ritmos alterados de sueño-vigilia.

¿Cuál es el efecto clínico beneficioso para los pacientes?

Valdoxan mostró resultados impresionantes en una mejoría rápida y precoz de los patrones alterados del sueño, según lo demuestran los resultados de un cuestionario específico, el LSEQ, y los estudios de la arquitectura del sueño. En resumen, los pacientes describen un sueño de mayor calidad y se sienten mejor durante el día. Además, los efectos favorables de Valdoxan se reflejan al examinar los ítems de la escala HAM-D17 relacionados con el sueño de los pacientes deprimidos. Los tres Ítems (ítem 4: insomnio temprano; ítem 5: insomnio central; e Ítem 6: despertar temprano) mejoraron significativamente con Valdoxan.

¿Se debe el efecto antidepresivo de Agomelatina a sus propiedades sedantes?

No. En primer lugar, Valdoxan no induce sedación. La falta de todo efecto sedante quedó demostrada en los estudios preclínicos y se confirmó en los estudios clínicos, tanto con voluntarios sanos como con pacientes deprimidos.
Cuando se analizan los resultados de Valdoxan según la escala de Hamilton sin los ítems relativos al sueño (es decir, ítem 4: insomnio temprano; Ítem 5: insomnio central; e Ítem 6: despertar temprano), los datos indican que Valdoxan es un antidepresivo eficaz. En un estudio específico se observó una mejoría temprana del sueño de los pacientes deprimidos, junto con una mejoría de la alerta diurna ya desde la primera semana de tratamiento.

¿Cuáles son los efectos secundarios más frecuentes de Valdoxan?

En todos los estudios clínicos, el perfil de tolerabilidad de Valdoxan resultó excelente y comparable a placebo. Valdoxan fue bien tolerado, cualquiera que fuese la dosis. Los efectos adversos más frecuentes que aparecen con el tratamiento de Valdoxan consistieron en cefalea y náuseas y su frecuencia se asemejó a la de placebo. El único efecto secundario que difirió significativamente de placebo fueron los "mareos" (incidencia inferior al 5%) que no se consideraron clínicamente relevantes para la práctica clínica cotidiana.

¿Cuáles son los síntomas de sobre dosificación? ¿Resulta adictivo este fármaco?

La experiencia con sobredosis es limitada. Durante el desarrollo clínico, hubo algunos informes de sobredosis de Agomelatina tomada sola (hasta 450mg) o en combinación con otro medicamento psicotrópico (hasta 525mg). Los signos y síntomas de sobredosis fueron limitados e incluyeron somnolencia y epigastralgia. No se conoce ningún antídoto específico de Valdoxan por lo que se recomienda la vigilancia de los signos vitales y la aplicación de tratamiento sintomático. La capacidad adictiva de este fármaco fue investigada durante su desarrollo y ninguna de las pruebas recomendadas reveló capacidad adictiva alguna de Valdoxan. En varios estudios clínicos se ha probado su excelente tolerabilidad, comparable a la de placebo.

¿Cuál es el momento más adecuado para tomar Agomelatina?

Valdoxan se administra por la noche para maximizar su efecto agonista sobre los receptores melatoninérgicos. Durante el programa de desarrollo clínico la administración vespertina se asoció a una eficacia antidepresiva significativa.

Así pues, la administración de Valdoxan es sencilla: de uno a dos comprimidos, una vez al día, por la noche.

RESUMEN DE VALDOXAN

VALDOXAN: INNOVACIÓN REAL PARA EL TRATAMIENTO EFICAZ DE LA DEPRESIÓN
Valdoxan es el primer antidepresivo melatoninérgico que actúa como agonista sobre los receptores melatoninérgicos MT1 y MT2 y posee propiedades antagonistas de los receptores 5-HT2C. La acción conjunta sobre estos receptores resincroniza el reloj biológico, restableciendo los ritmos circadianos que se encuentran alterados en los pacientes deprimidos. Por eso, Valdoxan actúa sobre el centro de la depresión y alivia los síntomas depresivos nucleares de los pacientes, lo que explica su potente eficacia antidepresiva.

VALDOXAN: POTENTE EFICACIA ANTIDEPRESIVA
Valdoxan proporciona una potente eficacia antidepresiva, al margen de la gravedad del paciente, como lo refleja el que la inmensa mayoría de los pacientes alcancen la respuesta a las 6 semanas de tratamiento y la remisión a las 12. Produce una mejoría significativa de todos los síntomas principales de la depresión, incluidos los síntomas del sueño, allanando así el camino para una remisión completa y sostenida. Por último, Valdoxan previene las recaídas de los pacientes deprimidos, cualquiera que sea el grado de severidad de la depresión, otra manifestación del poder antidepresivo de Valdoxan.

VALDOXAN: RESTABLECIMIENTO ÚNICO DEL SUEÑO REPARADOR DE LOS PACIENTES DEPRIMIDOS
Valdoxan regula los ritmos circadianos alterados en los pacientes deprimidos lo que contribuye a su eficacia antidepresiva, restableciendo el sueño reparador. Valdoxan restaura la arquitectura fisiológica del sueño, mejora la facilidad para conciliar el sueño y disminuye los despertares nocturnos así como el despertar matutino temprano, al normalizar la cronología y la continuidad del sueño de los pacientes deprimidos, y mejorar al mismo tiempo las actividades diurnas.

VALDOXAN: MEJORA LA REMISIÓN DEBIDO A EFECTOS CLÍNICOS BENEFICIOSOS ADICIONALES
A diferencia de los antidepresivos actuales, Valdoxan es muy bien tolerado. Valdoxan preserva la función sexual, no produce síntomas de discontinuación y posee un comportamiento neutro sobre el peso. Estos efectos clínicos beneficiosos adicionales permiten a los pacientes deprimidos alcanzar una remisión completa y cualitativa.

VALDOXAN: FÁCIL DE TOMAR
Es fácil de tomar: de uno a dos comprimidos, una vez al día, por la noche.


Referencias bibliográficas:

Baldwin DS, Papakostos Gl.
Symptoms of fatigue and sleepiness in major depressive disorder. J Clin Psychiatry. 2006; 67(suppl 6):S9-S15.
Barden N.
Antidepressant action on S-20098 in a transgenic mouse model. Int J Neuropsychopharmacol. 2002; 5(suppl 1): Abstract P1E.045.
Bertaina-Anglade V.
Antidepressant-like action of S-20098 in the learned helplessness test. Int J Neuropsychopharmacol. 2002; 5(suppl 1): Abstract P1E.0487.
Boess FG, Martin IL
Molecular biology of 5-HT receptors. Neuropharmacology; 33:275-317.
Bourin M, Mocaer E, Porsolt R.
Antidepressant-like activity of S-20098 (agomelatine) in the forced swimming test in rodents: involvement of melatonin and serotonin receptors. Rev Psychiatr Neurosci. 2004; 29:126-133.
Buscemi N.
Agency for Healthcare Research and Quality; 2004; Evidence Report No 108.
EMEA File Agomelatine; Preclinical overview.
EMEA; Note for guidance in clinical investigation of medicinal products in the treatment of depression. CPMP/EWP/518/97revi.
Emsley R.
Efficacy and safety of agomelatine (25 mg/50 mg), a melatonergic and specific serotonergic antidepressant, in the treatment of major depressive disorder: a randomized, double-blind, placebo-controlled study. Int J Neuropsychopharm. 2004;7(suppl 1): Abstract P02.174.
Farvolden P, Kennedy SH, Lam RW.
Recent developments in the psychobiology and pharmacotherapy of depression: optimizing existing treatments and novel approaches for the future. Expert Opin Invest Drugs. 2003;12:65-86.
Fava M.
Daytime sleepiness and insomnia as correlates of depression. J Clin Psychiatry. 2004;65(suppl 16):S27-S32.
Goodwin GM, Rouillon F, Emsley R.
Long-term efficacy of agomelatine, a novel antidepressant, in the prevention of relapse in out-patients with major depressive disorder. Eur Neuropsychopharmacol. 2007;17(suppl 4):S361. Abstract P.2.C.038
Guilleminault C.
Efficacy of agomelatine versus venlafaxine on subjective sleep of patients with major depressive disorder. Eur Neuropsychopharmacol. 2005;15(suppl 3):S419. Abstract P.2.064.
Kennedy SH, Guilleminault C.
Antidepressant efficacy of agomelatine 25-50 mg versus venlafaxine 75-150 mg: two randomized, double-blind studies. Eur Neuropsychopharmacol. 2006;16(suppl 4):S319. Abstract P.2.013.
Kennedy S.
Sexual function in remitted depressed patients following agomelatine and venlafaxine XR treatment. Eur Neuropsychopharmacol. 2005;15(suppl 3):S440. Abstract P.2.111.
Kupfer DJ.
Depression and associated sleep disturbances: patient benefits with agomelatine. Eur Neuropsychopharmacol. 2006;16(suppl 5): S639-S643.
Lam RW.
Sleep disturbances and depression: a challenge for antidepressants. Int Clin Psychopharmacol. 2006;21 (suppl 1):S25-S29.
Lanfumey L, Boyer PA, Hamon M, Mocaer E.
Antidepressant profile of melantonin agonist and 5-HT2C antagonist melantonin (S 20098). Preclinical Studies. Eur Neuropsychopharmacol. 2003; 13(suppl 4):S274.
Loo H, Hale A, D'haenen H.
Determination of the dose of agomelatine, a melatoninergic agonist and selective 5-HT2C antagonist, in the treatment of major depressive disorder: a placebo-controlled dose range study. Int Clin Psychopharmacol. 2002:17:239-247.
Masson-Pevet M, Recio J, Guerrero HY, et al.
Effects of two melatonin analogues, S-20098 and S-20928, on melatonin receptors in the pars tuberalis of the rat. J Pineal Res. 1998;25:172-176.
Millan MJ, Gobert A, Lejeune F, et al.
The novel melatonin agonist agomelatine (S20098) is an antagonist at 5-hydroxytryptamine2C receptors, blockade of which enhances the activity of frontocortical dopaminergic and adrenergic pathways. J Pharmacol Exp Ther. 2003:306:954-964.
Montejo A, Llorca G, Izquierdo JA, Rico-Vüladmoros F.
Incidence of sexual dysfunction associated with antidepressant agents: a prospective multicenter study of 1022 outpatients. J Clin Psychiatry. 2001 ;62(suppl3):10-21.
Montgomery SA, Kennedy SH, Burrows G, Lejoyeux M, Hindmarch I.
Absence of discontinuation symptoms with agomelatine and occurrence of discontinuation symptoms with paroxetine: a randomized, double-blind, placebo-controlled discontinuation study. Int Clin Psychopharmacol. 2004;19:271-280.
Montgomery SA, Lecrubier Y.
Is severe depression a separate indication? Eur Neuropsychopharmacol. 1999;9:259-264
Montgomery SA, and Kasper S.
Severe depression and antidepressants. Focus on a pooled analysis of placebo-controlled studies on agomelatine. Int Clin Psychopharmacol. 2007;22:283-291.
Olié JP, Kasper S.
Efficacy of agomelatine, an MT1,/MT2 agonist with 5-HT2C antagonistic properties, in major depressive disorder. Int J Neuropsychopharmacol. 2007;10:661 -673.
Papp M, Gruca P, Boyer PA, Mocaer E.
Effect of agomelatine in the chronic mild stress model of depression in the rat. Neuropsychopharmacol. 2003:28:694-703.
Quera Salva MA et al.
Major depressive disorder, sleep EEG and agomelatine: an open-label study. Int J Neuropsychopharm. 2007;10:691 -696.
Schatzberg AF.
Antidepressant effectiveness in severe depression and melancholia. J Clin Psychiatry. 1999;60(suppl 4):14-21.
Simón M, Schmelting B, Mocaer E, Fuchs E.
Neuroscience. 2004 Poster 354.10.
Spedding M, Jay T, Costa e Silva J, Perret L
A pathophysiological paradigm for the therapy of psychiatric disease. Nat Rev Drug Discov. 2005;4:4-9.
Thase ME.
Treatment of severe depression. J Clin Psychiatry. 2000;61(suppl1):S17-S25.
Turek FW.
Melatonin or a melatonin agonist corrects age-related changes in circadian response to environmental stimulus. Am J Physiol Regul Integr Com Physiol. 2001 ;280:R1582-R1591.
Van Reeth O, Weibel L, Olivares E, Macean S, Mocaer E, Turek F, Gillette M.
Melatonin, sleep, and circadian rhythms: rationale for the development of specific melatonin agonists. Sleep Med. 2004;5:526-532.
Wilson S, Argyropoulos S.
Antidepressant and sleep. A qualitative review of the literature. Dmgs. 2005;65:927-947.
Wong ML, Licinio J.
From monoamines to genomic targets: a paradigm shift for drug discovery ¡n depression. Nat Rev Drug Discov. 2004;3:136-151.
Ying SW, Rusak B, Mocaer E.
Chronic exposure to melatonin receptor agonists does not alter their effects on suprachiasmatic nucleus neurons. Eur J Pharmacol1998;342:29-37.

volver