La abstinencia sexual

Algunas preguntas y respuestas

H. Rousseau - "Retrato" - 1909¿Puede practicarse la abstinencia sexual, aparte de los religiosos, como una opción?

DR. SAPETTI: aún hoy se ven personas que la practican por decisión, si es que puede hablarse de una libre elección, como es el tema en los sacerdotes y en las personas que, por creencias  religiosas, han decidido llegar vírgenes al matrimonio. Luego están aquellos que por sus patologías psiquiátricas o disfunciones sexuales optan por la abstinencia como un mal menor, para evitar la escena temida o el fracaso (“mejor me abstengo para no fracasar”). Pienso en la disfunción eréctil, la eyaculación precoz, la anorgasmia femenina, el vaginismo, la dispareunia (coito doloroso) psicogénica o las aversiones y fobias sexuales. Cuando se complementan en una pareja aparece lo que llamamos parejas o matrimonios no consumados, quienes durante años mantienen esa abstinencia no siempre deseada, al menos en el plano conciente.

¿La abstinencia está mal vista? ¿Porqué?

DR. SAPETTI: a los ojos de la sociedad tiene "mala prensa" pues en un mundo de supuestos triunfadores que ejercitan su sexualidad, la abstinencia es una suerte de aberración, de deformación, de patología, máxime entre los varones quienes no aceptan en su clan a alguien que no da muestras de masculinidad ni ejerce su condición viril. Se ha impuesto el contra mito de que “hay que tener, obligadamente, relaciones sexuales”: nadie debería verse obligado a hacer lo que no le gusta, lo que no puede ni desea.


¿Cuándo es buena y cuándo es mala la abstinencia sexual?

DR. SAPETTI: no sería mi función decir que algo es bueno o malo. Hay gente que la va llevando aceptablemente en la vida y no aparece como una restricción en otras áreas de la vida libres de conflictos. He tenido consultas de personas exitosas que eran vírgenes o que no tenían relaciones sexuales, en este mismo sitio hay un testimonio de un varón de 71 años que confiesa su virginidad y su abstinencia. Recordemos que Freud ya hablaba de las neurosis actuales en aquellos que reprimían su sexualidad.

Quizás haya un costo emocional pero no podría decir que son personas con graves conflictos en otras áreas de relación ya que subliman en situaciones laborales, artísticas o religiosas. En otros vemos que los atormenta y los inunda en todo su yo: estos son los casos que llegan a la consulta. Sabemos que hay fobias sexuales específicas que terminan en una situación de abstinencia y, en ciertos casos, hay que medicar con fármacos que podríamos llamar antifóbicos. 


¿Qué puede generar la abstinencia sexual llevada a sus extremos? ¿Cómo se trata en estos casos?

DR. SAPETTI: soledad extrema, imposibilidad de tener hijos, angustia vaga, síntomas corporales de lo más variados, mal carácter, sensación de fracaso, entre otras cosas.

Cuando en una persona esto resulta un conflicto serio es que consulta y recién podríamos decir que pueden ser tratados. En general se trabaja con técnicas específicas, con terapias focalizadas; en algunos casos de aversiones y fobias graves o ataques de pánico frente a la escena sexual incluso tenemos que medicar. En otros casos no llegan a consultar personalmente pero lo develan en las consultas por Internet o en encuestas anónimas.


¿Cuándo recomendaría la utilización de la abstinencia?

DR. SAPETTI: sacando los temas médicos que aconsejan la abstinencia (no son tantos, p. ej.: amenaza de aborto, infecciones urinarias o prostáticas, vaginitis, días previos a la realización de un espermograma) sólo utilizo la indicación de abstinencia como una técnica paradojal en los comienzos de los tratamientos sexológicos como una manera de evitar los fracasos o para disminuir los niveles de exigencia y la ansiedad por el rendimiento o el intenso miedo al fracaso.

¿Qué les recomendaría a aquellos que quieren salir de su abstinencia y no se animan, y temen no poder salir de esa posición subjetiva?

DR. SAPETTI: que no tengan vergüenza de consultar cuando se sientan solos, desalentados o “no tengan esperanzas en el pobre corazón” -como dice el tango-; que se animen: es mejor intentar y fracasar que quedarse en la casa sin hacer nada en los días mediocres. A  todos ellos les dejo lo que decía el genial J. W. Goethe: "Cualquier cosa que desees o sueñes hacer, empiézala... Hay magia, fuerza y genialidad en el valor."

Nota Del Dr. Sapetti: como lecturas complementarias se aconsejan los siguientes artículos de esta misma página: Disfunción Eréctil, Eyaculación Precoz, Anorgasmias Femeninas, Vaginismo, Fobias Sexuales, Ataques  de pánico, Matrimonio no Consumado, Varones Vírgenes, Testimonio de una fobia sexual, La consulta sexológica.

volver