Los anticonceptivos y la procreación responsable (Parte I)

Desde la pubertad hasta la menopausia, la mujer se prepara todos los meses para una posible fecundación. El ovario produce un óvulo que, relación sexual mediante, puede encontrarse con un espermatozoide y unirse en la trompa de Falopio.
Si esta unión (fecundación) no se realiza, 12 a 14 días después de la ovulación, se produce la menstruación.
Aproximadamente el diámetro del óvulo es de 0,1 mm. y su capacidad de ser fecundado se mantiene unas 48 horas.
El hombre eyacula entre 250 y 300 millones de espermatozoides, que vivirán de 48 a 72 horas. Depositándose cerca del cuello uterino, muchos ascenderán hasta llegar a la trompas de Falopio. Cuando el óvulo y el espermatozoide se unen, forman una nueva célula única (huevo o cigota) que tiene información genética proveniente de ambos padres.
Así comienza la concepción del ser humano.
La decisión de tener hijos o no y cuándo, es un asunto muy personal y responsable. Pregunta y asegúrate de haber entendido todo al respecto.

SEXUALIDAD y FACTORES DE RIESGO

Cada acto sexual lleva implícita la posibilidad de contraer una Infección de Transmisión Sexual (ITS) o un embarazo no deseado.
Nuestro propósito es informarte sobre los métodos de prevención y protección disponibles actualmente para que el ejercicio de tu actividad sexual, no corra riesgos innecesarios.
La opción de prevenir un embarazo no deseado y de protegerte de una Infección de Transmisión Sexual es tuya.

  • El método más eficaz para protegerte de una ITS (SIDA, Sífilis, Gonorrea, etc) es el profiláctico.

  • La manera segura de prevenir un embarazo es mediante la correcta utilización de los métodos anticonceptivos.

Estos artículos de entrega sucesiva resumen el mecanismo de acción de los distintos métodos anticonceptivos existentes, sus ventajas, desventajas y posibles efectos indeseables.

PRINCIPALES MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS HORMONALES

Los métodos hormonales contienen en su fórmula dos hormonas, estrógeno y progestágeno, proporcionando un nivel estable de hormonas en el cuerpo que impiden la ovulación y fertilización que daría lugar a un embarazo.

ANTICONCEPTIVOS HORMONALES ORALES

El anticonceptivo hormonal oral, es el conocido como "la píldora" o "la pastilla". Es un método cómodo, muy seguro y muy fácil de usar si se toma de acuerdo a las instrucciones y además le proporciona a la mujer ciclos regulares y controlados. Esto asegura períodos regulares todos los meses, con menos dolor y hemorragia, disminución del acné y, en muchos casos, alivio de la tensión pre­menstrual.
Todo lo que se debe hacer es tomar una píldora por día durante 21 días, se recomienda siempre a la misma hora, para que se convierta en rutina. Se descansa durante 7 días y luego se vuelve a comenzar un nuevo envase.

Es el método con mayor eficacia, su tasa de efectividad supera el 99%.

Los anticonceptivos de baja dosis hormonal, contrariamente a los de altas dosis, no producen aumento de peso. Su reversibilidad permite que al abandonar la toma, se recupere la fertilidad en forma inmediata.

¿Cómo sentirte segura?

El médico debe brindar asesoramiento y vigilar la correcta utilización del método, no solo la implementación del mismo. Como mencionamos anteriormente, la elección del anticonceptivo es una decisión particular.
Si, p. ej., la elección es CILEST®, contraceptivo hormonal de baja dosis, la toma comenzará el primer día de la menstruación (primer día de sangrado). Para asegurar una toma correcta, se recomienda ingerir CILEST® a la misma hora todos los días, para de esta forma crear un hábito de toma.

¿Qué hacer si me olvido de tomar la píldora?

Si accidentalmente olvidas la toma habitual de CILEST®, aún queda una protección residual contra la concepción si la toma omitida se realiza dentro de las 12 horas después del horario habitual.
Si el olvido es de más de 12 horas, se deben tomar 2 pastillas juntas y la próxima, en el horario de rutina, pero como precaución, debes usar métodos de barrera, como preservativos o espermicidas, hasta el inicio de un nuevo ciclo de CILEST®.

Ir a Anticonceptivos y Procreación Responsable - parte II

volver