Sexo oral*

Huaco erótico con fellatio* Este artículo contó con la idea y colaboración de Fabio Sapetti

Introducción

El sexo oral es sin duda alguna una de las variantes más apasionantes de la vida sexual de las personas. El 94% ha reconocido haber realizado sexo oral al menos una vez en la vida y estar satisfecho con las diversas prácticas. Si bien  en muchos casos éstas han sido categorizadas como “contra natura” o “inmorales”, el triunfo del goce se ha hecho evidente con el devenir del tiempo.

Son insostenibles las categorizaciones de “contra natura”, ya que todos hemos observado más de una vez a perros, gatos, monos, practicando sexo oral sin acaso conocer cultura alguna. Lo cierto es que el sexo oral ha existido desde que el hombre se define como tal y esto lo demuestran ciertas pinturas del neolítico en las cuales se observan figuras humanas realizando fellatio. Lo mismo se observan en algunos huacos de la cultura Moche (300 a. C.- 800 d. C.), en los museos del Perú.

         Según cuenta la leyenda, Cleopatra lamió a más de cien nobles romanos en el transcurso de una orgía. Para los chinos el sexo oral era el camino a la iluminación mientras que la “esencia” del Yang no se perdiera.

Cunnilingus y fellatio

Considerada como una de las variantes más placenteras descriptas en la mayoría de las culturas, el cunnilingus (acto de usar la lengua y la boca para chupar y lamer la zona vaginal y el clítoris) y la fellatio (succionar, lamer el falo) además de producir un intenso placer en ambas partes, generan vínculos emocionales en las parejas que lo realizan y muchas mujeres lo consideran como un acto de ternura y amor. Estadísticas nos demuestran que más del 70 % de las mujeres de hasta 50 años considera atractiva la idea del sexo oral.

Ahora que se estrenó el film "Kinsey" (Bill Condon, 2004) observamos que uno de los tantos motivos de escándalo en su tiempo (los célebres “Informes” fueron publicados en 1948 –Male Report- y 1953 -Female Report-) fue develar que la sociedad norteamericana también practicaba el sexo oral.

"Un personaje de ingenio debe multiplicar las clases de unión sexual", sugiere el Kama Sutra, uno de los tantos textos orientales dedicados al erotismo y su autor, Vatsayana, se había encargado de describir múltiples posiciones y variantes coitales y hasta las nominaba con bellos y pintorescos nombres:

  • La abertura del bambú.
  • La posición del cangrejo.

  • La posición enlazante.
  • Postura de la rueda del Kama.
  • El salto del tigre, la presión del elefante y el frotamiento del jabalí.
  • Las cuatro clases de abrazos: del reptil, subida al árbol, mezcla de granos de samo y arroz, abrazo de leche y agua.
  • Succión de una fruta de mango (Nota: ¡pueden imaginar de qué se trataba!).

Juegos orales – genitales

Rodolfo, 46 años: ¿Puede ser que la gente haga desahogo con la parte oral?¿Es vicioso o no?

Edmundo, 45 años: Mi pareja se niega al coito oral por temor a la contaminación. ¿Es posible?

Raúl, 27 años: ¿Qué problemas puede traer a la larga la práctica oral mutua?

Luis, 28 años: ¿Qué peligros hay de contraer enfermedades infecciosas en la boca o en la garganta a causa del coito oral?

Berta, 35 años: Mi marido insiste en practicar el sexo oral y a mí no me gusta. Quiero saber si es una dificultad mía o si esto no está bien.

Margarita, 38 años: ¿Por qué se dice que muchas mujeres que tienen problemas en conseguir el orgasmo con varones, sí lo logran en vínculos homosexuales?

Lito, 21 años: ¿La fellatio es cuando un hombre le besa el pene a otro?

La fellatio o felación es una palabra que relacio­na la estimulación del pene por la boca de la pareja (sea mujer o varón).

Las preguntas de Raúl, Rodolfo, Edmundo y Luis pueden responderse en forma conjunta. No es habitual que la práctica de las relaciones orales-genitales produzcan problemas o infecciones de la cavidad oral. De todas maneras, a quienes esto les preocupa pueden higienizarse luego del contacto, con cualquier solución bucal antiséptica pero, en sentido estricto, aun un beso común, boca a boca, produce un masivo intercambio de gérmenes y levaduras, amén de altas dosis de amor, afecto y erotismo. Aunque, si hubiera un herpes podría haber contagio; lo mismo ocurre con la sífilis (chancro oral).

La ingesta de semen conlleva riesgo cuando el varón que lo emite estuviera contagiado de HIV o hepatitis. También existe riesgo, destacan algunos investigadores (Masters y Johnson, Kolodny), si la mujer tiene restos de sangre menstrual en su vagina estando infectada.

Los juegos orales son parte de la vida sexual del 80%  de las parejas, y que nada tienen de vicioso. De todos modos, para considerarse sexualmente feliz, no es obligatorio efectuar estos contactos con asiduidad y muchas mujeres o varones pueden no incluirlo, por no encontrarlos especialmente placenteros, sin que por esto tengan que verse disminuidos. El equilibrio de una pareja implica respetar los deseos del otro, pero también sería necesario preguntarse si negarse cerradamente ante un pedido del compañero o la compañera, no constituye un conflicto de la pareja.

Inés, 27 años: ¿Es normal que a la mujer le disguste en las primeras veces el sexo oral?

Como toda primera experiencia sexual, puede no comportar altos grados de satisfacción, a posteriori, la mayoría de las mujeres lo viven con gran intensidad y placer. Tal es así que, efectivamente, algunas que han tenido dificultades en conseguir el orgasmo con varones lo logran en una relación homosexual, debido a que la compañera las estimula oral­mente -no habiendo urgencia para la penetración- durante un lapso prolongado de tiempo. Obvio es decir que lo mismo puede lograrse, en una relación heterosexual, si el varón la besa en la vulva y en el clítoris con ganas, sapiencia y delectación.

Dicen ellos y ellas....

Ellos dicen (textualmente):

  • Ella lo hace de manera mecánica
  • Es el viejo “chup-chup”
  • No le pone pasión
  • Me raspa con los dientes
  • No se traga el semen
  • Siempre me dice que le da asco
  • Me encanta cuando me pasa la lengua por el escroto, la base, los costados, recorre toda la cancha
  • Me fascina porque lo hace con variaciones

Ellas dicen (al pie de la letra):

  • No me gusta que esté sin lavarse, con olor a vestuario
  • Me duele cuando lo hace de manera bruta
  • Me encanta cuando me besa suavemente por todo el clítoris y los labios
  • Me da bronca que nunca se baje a besarme porque dice que huelo fuerte
  • Siempre me dice que le da asco
  • Me da un goce sublime, casi intolerable, cuando recorre toda mi zona de la vulva y el clítoris, haciéndola larga, sin apresurarse a ponerla
  • Me gustaría tragarme el semen, pero me da miedo contagiarme algo
  • Cuando recorre mis genitales con su lengua, me hace oír campanitas...

Débora, 31 años: ¿Es realmente más fácil alcanzar el orgas­mo por la estimulación con el cunnillingus?

En las experiencias realizadas por Masters y Johnson se demostró que, en algunas mujeres, la intensidad orgásmica era mayor utilizando vibrador o estimulación oral o manual que con la penetración exclusivamente. Aún así, hay que destacar que muchas mujeres alcanzan los niveles más satisfactorios e intensos de orgasmo por la penetración.

No hay una sola forma, una exclusiva vía para el goce, un único camino para el placer, y para aquellas personas para las cuales el sexo oral comporta altos niveles de erotismo y pasión que disfruten del amor, de la excitación y la voluptuosidad sin ataduras, en plenitud.

Nota del Dr. Sapetti: como lecturas complementarias se sugieren los artículos sobre El Klítoris, Posiciones coitales, Cómo evitar una ITS, Alabanza del clítoris y la vulva.

volver