Damiana: Una planta afrodisíaca

por el Lic. Norberto Litvinoff. Psicólogo y Sexólogo

"The examination of the Herald", A. Beardsley, 1896Al volver nuestros ojos a la vida natural, a la vida primitiva, al tratar de llevar una vida más acorde a las reglas de la Madre Naturaleza, muchos de nosotros hemos comenzado hace años a revalorizar el papel de la Plantas Medicinales, de la sabiduría que nos han legado los curadores primitivos: los Antiguos Chamanes que estudiaban las propiedades de cada elemento de la naturaleza buscando en ella las medicinas para nuestros males.
De la zona del Amazonas se conoce una planta cuyas virtudes fueron estudiadas por los etnobotánicos con gran precisión y que fue bautizada con el nombre de Damiana (Turnera Afrodisiaca).

Esta planta es afrodisíaca y tónica, sus propiedades quedaron estampadas en el nombre latino que los botánicos le dieron. La Damiana actúa de manera rápida y efectiva sobre los centros nerviosos, con una acción tónica general y particularmente sexual estimulando además los riñones como diurética y la vejiga y de inmediato los mismos órganos sexuales.

Su principal indicación es la impotencia masculina pero actúa de manera superlativa también en la falta de deseo y el desinterés sexual en ambos sexos, lo que la hace muy útil en ciertas mujeres con tendencia a la aversión sexual, en ellas su efecto afrodisíaco es rápido, potente y seguro.

En su libro “Flora Colombiana” Santiago Cortés relata las hazañas terapéuticas que un médico francés, el  Dr. Chesnais de Romilly, realizó con esta planta:

a) En la Albuminuria nefritica producida por la repercusión del sarampión y la escarlatina los enfermos curan en 8 días con 3 gr. diarios de la Tintura Madre: la Digital esta contraindicada en este caso.
b) En la Albuminuria cardiaca se usan 8 gr. diarios.
c) En la impotencia masculina y frigidez femenina es suficiente una ingesta de 5 gr. media hora antes de la relación deseada.

Más allá de las opiniones de este médico, la acción de la Damiana como tónico general y afrodisíaco ha sido comprobada en múltiples ocasiones.
La infusión de las hojas se hace con 10 gr. en agua hirviendo, es amarga y mucilaginosa y actúa rápidamente, en menos de 20 minutos.
Su acción se potencia cuando se asocia con la quina.
Parece un sueño que una planta tan poderosa pueda adquirirse en la humilde dietética del barrio, pero así es y por una suma muy modesta se pueden comprar directamente las hojas o hacer preparar una Tintura Madre.

Se recomienda la toma diluida en un vaso de agua o mezclada con otra infusión para debilitar su sabor amargo. El extracto fluido es perfectamente tolerado y a las dosis indicadas no se le conocen contraindicaciones.

Es una planta que genera una dosis de buen humor y deseo sexual; sólo resta probarla -con la supervisión de quien conozca sus efectos- por aquellos que necesitan de sus extraordinarias virtudes.

Nota del  Dr. Sapetti: la Damiana contiene arbutina, clorofila, aceites volátiles, resinas y taninos. También puede aliviar cefaleas y estimular el peristaltismo intestinal. Además de las formulaciones que bien cita el licenciado Litvinoff –infusión de sus hojas o Tintura Madre- también se puede preparar sobre la base del extracto seco, en forma de comprimidos, sola o con otros elementos naturales con similar función: guaraná, yohimbina, ginseng, ginkgo biloba, vitaminas, DHEA, Zinc y el aminoácido L-arginina –de importancia en el mecanismo erectivo-.

volver