DHEA: ¿fuente de juventud?

"La odalisca rubia" - F. Boucher - 1752Ante la noticia de la autorización del uso de la DHEA (dehidroepiandrosterona) por parte de las autoridades sanitarias de Francia (en otros países, como EE.UU., se venía empleando desde mucho antes) empezaron a circular noticias de que se había descubierto “la píldora de la juventud” (así lo anunciaban los medios masivos de comunicación). En esta sección de Medicina Natural ya habíamos hablado de las virtudes de la DHEA, que no es un descubrimiento, sino un producto biológico que segregamos los humanos.

¿Por qué hay tanto interés en esta hormona?: ¿es antienvejecimiento (anti-aging), antienfermedad (anti-disease); útil para incrementar la energía, para regenerar masas muscular y ósea, para mejorar la respuesta y aumentar el deseo sexual en ambos sexos? Por alguna de estas razones es que la gente la toma. Otros, a pesar que estos temas les son importantes, no tienen en claro los efectos a largo plazo, las dosis apropiadas, cómo y cuándo tomarla, el momento de la suspensión de las tomas una vez que se comenzó con ella.

No se podría afirmar con certeza que la DHEA retarda el envejecimiento y la muerte celular pero sabemos que podría tener influencias en una gama amplia de funciones del cuerpo, incluyendo la energía, deterioro celular, libido, los mecanismos de defensa y específicos procesos de enfermedad.

Pero si la DHEA es sintetizada, a partir del colesterol, vía pregnenolona y otros pasos, en la corteza adrenal, en las células astrocíticas del cerebro y en menor grado, en los testículos y en los ovarios, ¿para qué se debería tomar de manera suplementaria? Porque con la edad y por efecto del estrés los niveles en sangre van descendiendo.

El estrés en todas sus formas (tensión emocional, polución, enfermedades, infecciones, agresiones, tabaquismo), alimentación grasa, tóxicos), puede producir reducción en la producción de la DHEA. Hay más de 4.000 artículos que hablan de la relación entre estrés –que se ha convertido en un hecho de vida en las sociedades industrializadas y en los medios urbanos- y el envejecimiento.

 “80 años en buena salud con bajo estrés equivalen a niveles de DHEA en una persona de 30 con mala salud y alto estrés” (Norman Shealy, 1996).

Habría que pensar si los bajos valores de esta hormona se asocian con un pobre estado de salud y signos de envejecimiento a la vez que el envejecer y el estrés producen bajos niveles en sangre. Diferentes científicos estudiosos de este tema sostienen, luego de años de investigación, que 25 a 50mg de DHEA por día pueden retardar o revertir ciertos procesos degenerativos y los efectos del estrés.

"El rejuvenecimiento producido por la DHEA es uno de los descubrimientos más importantes de la historia de la Medicina".

N. Shealy (“DHEA – Youth & Health Hormone”,1996)

ApoloSi el estrés continuara, por un mecanismo relacionado con el cortisol plasmático y su balance con la DHEA, al disminuir ésta para ser convertida en cortisol, puede causar los siguientes síntomas:

  • Disminución de las defensas inmunológicas
  • Disminuye la tolerancia a la insulina
  • Trastornos digestivos
  • Alergias
  • Hiperlipemia (lípidos –grasas- altos en la sangre)
  • Desórdenes emocionales
  • Hipertensión
  • Dolores de cabeza
  • Fatiga crónica
  • Disminución del apetito sexual (libido)
  • Retención de sal y líquidos
  • Suba de la glucosa en sangre (hiperglucemia)
  • Pérdida de la masa muscular y ósea

Si toda esta situación progresara podría traer consecuencias a largo plazo como ser enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes, artritis, enfermedades auto-inmunes, pérdida de la memoria y de la concentración, depresión, envejecimiento prematuro.

  • "La DHEA puede ser aumentada por un estilo de vida saludable que incluya ejercicio, meditación y restricción calórica”
    Norman Shealy

  • "Los niveles de DHEA en fumadores y grandes bebedores es mucho menor que en no fumadores aunque fueran bebedores"
    Ley, “DHEA, Fountain of Youth, 1966, BL Publications

La DHEA nosotros la usamos por pulsos de uno a seis meses, luego descansamos un periodo similar y retomamos según la evolución del cuadro. Así vemos una mejora en casi todos los puntos antes citados, especialmente en deseo sexual disminuido (en ambos sexos) y en impotencias, también en menopausia y andropausia.

Se la puede indicar en los varones (con controles prostáticos previos, en los mayores de 45 años) y en las mujeres (especialmente en menopáusicas ya que sabemos que puede un déficit de DHEA - como de los estrógenos y de la testosterona- en esta etapa) que tengan controles de Papanicolau y colposcopía. También suelen ser útiles determinados análisis (hepatograma y dosajes de DHEA).

Según un estudio (Morales A., 1994, en J. Clin. Endocrinol. Metab) tomando 50mg por día durante 12 semanas lleva a una mejora en la sensación de bienestar en aproximadamente 65% de los varones de avanzada edad.

Una buena idea es tomarla junto a los antioxidantes del grupo vitamínico y mineral, con el alfa-lipoico o de los enzimáticos como la Coenzima Q10, para evitar efectos oxidativos sobre el hígado.

Como decíamos en el otro artículo, en esta misma sección: “La DHEA, sustancia biológica que producimos varones y mujeres, pero que va mermando su tenor en sangre con el paso de los años, podría ser de utilidad en diversas condiciones médicas y también, usada con criterio y control, podría dar vida a los años contribuyendo a mejorar nuestra salud sexual.”

volver