Stevia (Stevia Revaudiana)*

"La lechera" - Jan Vermeer - 1660El edulcorante natural

Esta hierba, usada desde hace mucho tiempo por los indios guaraníes, es conocida también como Hierba Dulce, Ka-á he-é o Caá-jhe-é, y ofrece una gran cantidad de beneficios para nuestra salud.

Su importancia en el tratamiento de la Diabetes:

Según un informe del Instituto Internacional de Diabetes, publicado en Helsinki, esta enfermedad afecta a unos 135 millones de personas en el mundo, con una predicción de 300 millones para el año 2025 realizada por la Organización Mundial de la Salud. La diabetes, causa la muerte de 3 millones de personas por año, convirtiéndose en epidemia en algunos países donde es la causa principal de fallecimientos. También sabemos que produce trastornos de la erección.

El Instituto señala que, el tratamiento por medicamentos, ha cambiado muy poco el panorama, desde el desarrollo de las inyecciones de insulina en 1921. Apuntan, en cambio, a modificar el estilo de vida de las personas, con un énfasis renovado en el ejercicio físico y la dieta saludable.

Este cambio de hábitos implica, entre otras cosas, suprimir el consumo de azúcar y volcarse a sustitutos de origen natural. Es así que la demanda mundial por edulcorantes poderosos está en constante crecimiento, estableciéndose la Stevia como la "única opción" saludable y de origen totalmente natural.

La hoja de Stevia Revaudiana Bertoni de buena calidad es hasta 70 veces más dulce que el azúcar de caña y los extractos que de ella se obtienen (Steviosidos, etc.) alcanzan un poder edulcorante de 100 a 300 veces mayor y no se altera con la cocción. Pero reducir su consumo solamente a sus poderes endulzantes, nos priva de disfrutar los múltiples beneficios que esta planta milagrosa puede aportar a nuestra salud.

Otros usos de la Hierba Dulce:

La Stevia natural contiene más de 100 elementos y aceites volátiles identificados y ha sido utilizada con suceso, desde hace 1500 años, para tratar diversas afecciones:

  • Hipertensión: Hipertensión: el consumo de Stevia baja los niveles elevados de presión arterial.
  • Caries y Gingivitis: sus propiedades antibacterianas evitan y previenen las caries y reducen el dolor y la inflamación de las encías en los casos de gingivitis.
  • Acné y Arrugas: aplicada tópicamente trata el acné y otras enfermedades de la piel, y evita el envejecimiento prematuro.
  • Digestión: mejora la digestión y la función intestinal, y promueve la recuperación más rápida de sus dolencias menores.
  • Adicciones: el consumo de Stevia reduce el deseo por el tabaco, el alcohol, las comidas dulces y grasosas.
  • Obesidad: es 0 calorías y, consumida 20 minutos antes de las comidas, se siente una más rápida saciedad.

Pero en el tratamiento de la Diabetes quizás resida su mayor importancia. Según un estudio de la Sección de Endocrinología y Metabolismo, del Hospital Universitario Arhus de Dinamarca, el Steviosido y el Steviol estimulan la secreción de insulina vía una acción directa en las "células Beta del páncreas”. Los resultados indican que estos compuestos pueden tener un papel potencial en el tratamiento de la diabetes melitus tipo 2 (Jeppesen, Gregersen, Poulsen y Hermansen).

Su alto poder edulcorante, y su exquisito sabor, la pone en ventaja frente a los productos tradicionales como sacarina, aspartamo, ciclamatos, y puede ser usada en dosis diarias altas sin que impliquen abuso, ya que nunca se registraron casos de toxicidad.

La calidad con que la Stevia llega hasta nosotros, depende la selección de las plantas (más de 200 especies) y de su correcto manejo luego de la cosecha. Se cultiva en Argentina y, fundamentalmente, en Paraguay.  Se presenta en extracto en polvo ya extraído de las hojas, o directamente estas mismas, mezcladas p. ej., con el mate.

A pesar de haber cautivado gran parte del mercado de edulcorantes en muchos países, como es el caso del Japón, en la Argentina todavía es poco difundida. En este sentido, las publicaciones especiales como la recomendación por parte de los profesionales, nos pueden introducir más efectivamente en el uso de estas alternativas tan saludables.

* Adaptado de un artículo de la Revista Diabetes, año 2003, nº 106, publicación de la Asociación Argentina para la Defensa del Diabético, por lo que se agradece la gentileza a su presidente el prof. Dr. Carlos Markmann.

volver