LENGUAJE DE GANADORES.

Por Edith Gomez

¿Proyectas en tu lenguaje tus pensamientos positivos? *


Vivimos días que demandan lo mejor de cada uno de nosotros. Algunos optan por desarrollarse y tener pensamientos de ganadores, pero otros se quedan atrapados en el pesimismo, la queja y la inacción. Muchas personas de este tipo se estancan en pensamientos que solo los hace ir hacia atrás, y no para delante como podría ser.
Pero no solo se trata de los pensamientos dañinos que pueda tener una persona, sino de la dinámica diaria de su negocio, profesión o emprendimiento. ¿Qué dices que no deberías decir? ¿Qué deberías decir que no dices? ¿Qué aceptas que te digan? ¿Cómo impacta lo que se dice, en los resultados de cualquier proyecto? 
¿Conoces el clásico de Bernard Marr: 10 frases que las personas exitosas evitan, pero que los perdedores usan todo el tiempo? Pues, he extraído aquellas frases que ciertamente afectan de forma negativa en nuestro comportamiento.

1. “No es justo”
Lo justo es relativo, y bajo esa premisa debemos tener presente que no siempre vamos a tener la razón. Cuando nos enfrascamos en esta frase parecemos niños rebeldes que no dejan de quejarse.

2. “No es mi culpa”
Para no caer en las trampas de esta frase, es mejor no involucrarse en situaciones que no nos competen y donde nos pueden adjudicar la culpa. Decir "yo no soy culpable" no te quita la culpa, más bien te señala.

3. “Eso no me toca a mí”
En situaciones donde tienes la posibilidad de colaborar, de remendar un problema, de mejorar las cosas y no lo haces, solo te expondrá más como un perdedor.

4. “Es que necesitaba…”
Muchas veces nos ponemos “exquisitos” y queremos tener todo en nuestras manos. Sucede que esto puede pasar una vez pero no siempre, y cuando expresamos que no hicimos o no terminamos algún proyecto porque necesitábamos algo más (fácil de conseguir) solamente nos hará quedar como irresponsables.

5. “Creí que…”
Piensa esto: fallar es un verbo más cercano a creer que a saber. Entonces, frases como: “nunca creí que me pudiera derrotar…” Es una característica de un lenguaje de perdedor.

6. “Lo intentaré”
Esta frase puede encajar en ciertas situaciones, pero sobre-utilizarlo en otras solo refleja la verdadera intención que se tiene. Es una variante de: “cuando pueda voy a empezar…”

7. “Me da pena”
Puedes decir: siento haber fallado, haberme equivocado, no haberme preparado o no estar concentrado.

No responsabilices a los demás por errores o fallas que han ocurrido bajo tus decisiones. Es importante reconocer que somos responsables de nuestras acciones, y eso nos hará ver cómo personas honestas que aceptamos cuando fallamos. Provoca empatía.
¡Cuidado! Suele ocurrir que el error no consiste en perder sino en lo que se dice antes o después. 

*Edith Gómez

Edith es editora en Gananci.com apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocios y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben


 

 

volver