Nuevo tratamiento para la esquizofrenia

Durante mucho tiempo una de las enfermedades mentales más temidas e invalidantes, entre pacientes psiquiátricos jóvenes, ha sido la esquizofrenia. Hay descripciones de este cuadro desde la antigüedad y fueron variados los tratamientos intentados:

  • Sangrías

  • Vomitivos

  • Baños de agua helada

  • Castigos corporales

  • Exorcismos

  • Chalecos de fuerza

  • Tratamientos convulsivos medicamentosos (cardiazol)

  • Coma insulínico

  • Electroshock

  • Cirugías craneales (incluso algunos - como bien lo ilustra un célebre cuadro de Hieronymus Bosch- buscaban "la piedra de la locura", incrustada en el cráneo)

Las llamadas esquizofrenias (paranoide, simple, catatónica o hebefrénica) son en realidad un grupo que presentan algunas características comunes y son alienaciones mentales (psicosis) donde a veces predominan el autismo y el negativismo (el paciente no habla, se niega a comer, no se mueve, mira fijo en un punto lejano) o son agresivos para sí mismos y para los otros, incluidos  familiares, en actos que parecieran inmotivados. Otros presentan delirios de contenido místico, megalómano o persecutorio, con alucinaciones generalmente auditivas: el paciente refiere que "oye voces" (otras veces son visuales o referidas a sensaciones corporales -alucinaciones cenestésicas-). Su discurso aparece disgregado, incoherente, pueril o bizarro; suele caer en la más absoluta indiferencia o en una profunda depresión o angustia que lo puede llevar al suicidio (hecho frecuente en la esquizofrenia). La variedad de síntomas que presentan y lo cambiante de las formas de manifestación, con intervalos lúcidos y otros francamente delirantes, han llevado a que la gente interpretara erróneamente esto como "una doble o múltiple personalidad".

Es importante que los padres sepan que estos cuadros pueden aparecer en la adolescencia temprana o entre los 20 y 30 años. Sin tratamiento su curso es progresivo y evoluciona por "brotes": estas crisis los van dejando con un defecto cada vez mayor, deteriorando sus capacidades mentales. Hay que destacar que, muchas veces, la familia no consulta a tiempo porque, a pesar de que tenga actitudes extrañas, abandone sus cuidados personales, los estudios o el trabajo, refiera ver su cuerpo cambiado o sentirse despersonalizado, sólo lo entienden como "rareza" o que "se hace el loco", atribuyéndolo a los "caprichos de la juventud". Desgraciadamente una enfermedad mental que no se detecta en forma precoz y no se la trata suele tener una mala evolución.

La esquizofrenia  es una afección que se da en todas las razas y clases sociales o niveles económicos sin distinción y son muchas las teorías que buscaron dar cuenta de sus causas: desde la posesión demoníaca y satánica, a las brujerías, "la madre esquizofrenizante" (concepto que ha caído en descrédito) o la familia que enloquecía al paciente hasta la que sostiene que hay alteraciones celulares en el cerebro. La más actual y aceptada es la que ubica a nivel de los neurotransmisores cerebrales (son sustancias que segregan las células nerviosas para comunicarse entre ellas) como base del trastorno. Por supuesto que no se puede ver a un individuo como a un mero resultado de la acción de sus neurotransmisores sino como la interrelación entre su cerebro y su cuerpo con el medio familiar y social en el cual vive.

Durante muchos años los psiquiatras no contaban con otra posibilidad que provocar comas insulínicos, aplicar shocks medicamentosos o eléctricos (este último tratamiento fue ideado por los italianos Cerletti y Bini basados en la idea que la epilepsia protegía de padecer una esquizofrenia) en largas internaciones que muchas veces eran de por vida. A posteriori fuimos viendo las limitaciones, riesgos y efectos secundarios de estos recursos teniendo la posibilidad de contar con medicamentos para combatir esta enfermedad y poder prescindir de la insulina y el electroshock. Aparece una droga llamada clorpromazina (descubierta a partir de la anestesia), luego el muy conocido haloperidol y así comienza a revertirse la historia.

En años posteriores hacen su aparición los llamados antipsicóticos de última generación o atípicos, como el Risperidone, que produce mejoras notables tanto en los delirios, alucinaciones, excitación psicomotriz y agresividad como en la retracción emocional, abulia, pobre relacionamiento social y el encierro en sí mismo (la gente dice cuando ve algo parecido: "es un esquizo"). En estos últimos síntomas, llamados "negativos" era donde los medicamentos anteriores tenían baja eficacia, como así también en los síntomas afectivos: sentimiento de culpa, ansiedad, depresión, poca atención en las cosas cotidianas.

Otra de las desventajas que tenían los primeros remedios era que producían graves e indeseables efectos secundarios lo que casi no ocurre con el risperidone, logrando así un avance notable en la recuperación de los enfermos mentales, permitiendo una mayor resocialización y contacto con el mundo evitando las frecuentes y deteriorantes reinternaciones.

Por otro lado hace que estos pacientes sean más permeables a la psicoterapia, lo que constituye a este medicamento, ya probado en más de un millón de casos, en una arma de primer nivel para la remisión de los cuadros esquizofrénicos y en trastornos de conducta en las demencias y mal de Alzheimer (demencia presenil observada con regular frecuencia) o en la enfermedad bipolar.

No se debería pensar que las psicosis (popularmente llamadas "locuras") se curan como un resfrío, una angina, una disfunción erectiva o un esguince de tobillo: aunque haya remitido el brote agudo el paciente deberá continuar bajo tratamiento, con los controles y con la medicación como sostén (a veces recurrimos a inyectables de uso prolongado -haloperidol depósito, p.ej.-, para asegurarnos que el paciente no suspenda la medicación) junto a las terapias (psicoterapias, labor y musicoterapia, grupos) ya que esto le permitirá integrarse mejor al medio social y laboral evitando las recaídas y los rebrotes, teniendo ahora un nuevo horizonte terapéutico que años atrás no siempre podíamos ofrecerles.

volver