El Viagra en las mujeres y la consulta sexológica

¿hay algo que pueda considerarse el Viagra femenino?

"la maja desnuda" - F. Goya - 1800Antes que nada, para eliminar un equívoco, tengo que decir que NO hay un Viagra "femenino" como si hubiera una formulación o una presentación diferente: estamos hablando del mismo fármaco (citrato de sildenafil) que en los varones resulta sumamente eficaz en los tratamientos para la impotencia.

Se realizaron distintos estudios (y hay otros en desarrollo) sobre su efecto en mujeres, habida cuenta de las similitudes en cuanto a estructura y bioquímica de los tejidos del pene y el clítoris (que no es sólo lo que se visualiza sino que tiene un cuerpo y dos "brazos" laterales que se ingurgitan con sangre durante la etapa de excitación), o sea que el mecanismo de acción del sildenafil sería similar en el interior del pene como del clítoris.

¿el Viagra tiene sustancias que aumentan la libido de las mujeres?

El Viagra no es una sustancia que aumente la libido ya que actúa en la fase de erección de la respuesta sexual (sabemos también que el clítoris tiene capacidad eréctil) y necesita de la presencia del deseo, del juego amoroso y del estímulo sexual para que actúe. Ahora bien, cuando un varón disfuncional, que viene padeciendo por años y evitando los encuentros para no fracasar, ve que puede darse y darle satisfacción a su pareja, obviamente que aumenta su autoestima y su deseo sexual por vía indirecta, no fue el medicamento que produjo ese resultado sino lo que logró: la recuperación de la respuesta erectiva y una mejor calidad de vida.

En las mujeres no actúa aumentando la fase del deseo sino la turgencia y sensibilidad clitoridiana.

¿en qué casos se podría usar?

Podríamos pensar que, el sildenafil, al aumentar la congestión vascular y, quizás, la lubricación en mujeres pre y post menopáusicas con este tipo de problemas, podría mejorar la lubricación y dilatación vaginal, evitando el dolor en la penetración con el menor placer que esta dificultad le traía a esa mujer. También en estos casos suelo indicar geles íntimos lubricantes (como el KEMIAL), que no modifiquen el medio vaginal ni abran los poros del profiláctico y por supuesto, en los casos indicados, la terapia hormonal de reemplazo (THR).

Al aumentar la turgencia clitoridiana el Viagra podría mejorar tal vez la respuesta orgásmica, con lo cual sería  un complemento en los tratamientos sexológicos en mujeres con anorgasmias. En el Congreso de psiquiatría norteamericano de Chicago 2000 donde presentamos un trabajo sobre "Efectos del Viagra en varones con y sin factores de riesgo", hubo otro trabajo que hablaba de su uso (con buena respuesta) en mujeres con problemas sexuales por los efectos secundarios de los antidepresivos.

Otros trabajos detectan mejoras en la lubricación a un 63% de las mujeres vs el 0% del placebo y que la respuesta orgásmica mejoró en un 56% frente al 6% del placebo. Un estudio hecho con 22 mujeres con histerectomía (extirpación del útero) y disfunciones sexuales mostraba que el sildenafil podría mejorar la sensibilidad, la capacidad orgásmica y la disminución del dolor en el coito. Pero nunca, ni tampoco en el varón, podemos centrar todo el tratamiento en un sólo recurso: pensemos que en un encuentro sexual se ponen en juego múltiples coordenadas (socio-culturales, ideológicas, situacionales, enfermedades, estrés, conflictos psicológicos y vinculares, efectos medicamentosos negativos sobre la función sexual, etc.) de tal manera que un único abordaje no podrá dar cuenta de todas las variables.

¿qué porcentaje de las consultas son hechas por mujeres?

En nuestro Centro de Sexología y Psiquiatría aproximadamente un 40% son mujeres con edades que van desde los 18 a los 70 años. Los motivos de consulta suelen ser variados:

¿las mujeres suelen ir solas a la consulta?

En general vienen solas, a veces son citadas en los tratamientos de sus parejas pero también vemos que, a veces, son ellas las que impulsan a los varones a consultar con el sexólogo (incluso pueden ser las que llamen para pedir el turno) lo que indica un cambio de posición y un avance. Es de notar que muchos varones se niegan a acompañarlas, como si creyeran que ellos nada tienen que ver en el síntoma o por lo menos con el sistema vincular de esa pareja.

Lo cierto es que, en estos últimos años, son cada vez más las mujeres que nos consultan en aras de mejorar su vida erótica, defendiendo el derecho que las asiste al placer sexual.

Dr. Adrián Sapetti, médico psiquiatra, sexólogo.

 

volver